Archivo de Público
Lunes, 18 de Enero de 2010

Irán juzga a cinco detenidos en las protestas de diciembre

Reuters ·18/01/2010 - 15:45h

Irán inició el lunes el juicio contra cinco personas que fueron detenidas el mes pasado durante protestas violentas contra el Gobierno y acusadas de delitos que podrían llevarles a la pena de muerte, según los medios oficiales.

el día tradicional chií de luto, que se celebró el 27 de diciembre-, y es un signo más de la determinación de las autoridades de acabar con las protestas que sacudieron Irán tras las disputadas elecciones del año pasado.

Ocho personas murieron el día de Ashura en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los partidarios del líder opositor Mirhosein Musavi, en el episodio de violencia más serio que se produce en la república islámica tras los comicios presidenciales de junio.

Después de las votaciones, según dijo a la televisión estatal el fiscal jefe de Teherán, Abas Jafari Dolatabadi, refiriéndose al caso que está instruyendo, "las protestas se convirtieron en un movimiento antirrevolucionario con el propósito de acabar con el sistema".

Juzgar con rapidez a algunos de los arrestados el mes pasado podría ser un intento de advertencia a la oposición pro-reformista para que no celebre ninguna protesta semejante el próximo 11 de febrero, cuando Irán celebra el 31 aniversario de la revolución islámica de 1979.

Los partidarios de la oposición han aprovechado fechas señaladas similares para reavivar sus protestas, desafiando detenciones y medidas de fuerza aprobadas por el Gobierno de línea dura.

Las elecciones, que los líderes reformistas afirman se amañaron en favor del presidente, Mahmud Ahmadineyad, provocaron la mayor crisis interna en las tres décadas de la república islámica. El Gobierno niega ningún fraude en los comicios.

MILES DE DETENIDOS

Miles de personas, incluyendo destacados reformistas, fueron detenidos tras las elecciones por fomentar los disturbios. La mayoría ha sido puesta en libertad, pero algo más de 80 personas han sido condenadas a penas de prisión de hasta 15 años. Cinco han sido condenadas a muerte.

Las autoridades han descrito las protestas post electorales como un intento de socavar al país subvencionado por occidente.

No se ha identificado a las cinco personas a las que empezó a juzgarse el lunes, pero la agencia oficial de noticias IRNA señaló que eran miembros de la milicia Organización Muyahidín del Pueblo, un grupo exiliado que se opone al sistema islámico de gobierno.

un término islámico que se refiere a declarar la guerra a Dios -, que se castiga con pena de muerte.

"Uno de los castigos por moharebeh es la ejecución y tendrá que ser determinado por el juez que preside (el tribunal)", dijo Dolatabadi a IRNA, añadiendo que también se les acusa de prender fuego a propiedad pública y otras actividades contra el Gobierno.

La televisión estatal emitió imágenes del juicio en las que los acusados aparecían respondiendo al tribunal y de espaldas a la cámara. Estas imágenes sugieren que al menos uno de los acusados es una mujer, vestida de pies a cabeza con un 'chador'.

La página opositora Rahesabz dijo este mes que más de 180 personas, incluyendo a 17 periodistas, 10 asistentes de Musavi y algunos miembros de la fe ilegalizada bahai fueron detenidas tras las protestas de Ashura.