Archivo de Público
Lunes, 18 de Enero de 2010

Juzgan a 7 grapos por asaltar un furgón blindado y asesinar a dos vigilantes

EFE ·18/01/2010 - 09:30h

EFE - Los miembros de los GRAPO (i-d) Mónica Refojos, Manuel Pérez Martínez, Israel Torralba y Marcos Martin Ponce, en la Audiencia Nacional, donde se les juzga junto a otros tres integrantes de la banda por el atraco a un furgón blindado en Vigo el 8 de mayo de 2000 en el que murieron dos vigilantes de seguridad, hechos por los que la Fiscalía pide para los acusados penas de entre 12 y 155 años de prisión.

La Audiencia Nacional juzga a partir de hoy a los ex dirigentes de los GRAPO Manuel Pérez Martínez, "camarada Arenas", y Fernando Silva Sande y a otros cinco miembros de la banda por el atraco a un furgón blindado en Vigo el 8 de mayo de 2000 en el que murieron dos vigilantes de seguridad.

La Fiscalía pide penas de entre 12 y 155 años de prisión para los acusados, a los que considera responsables de los delitos de pertenencia a organización terrorista, robo con intimidación, asesinato terrorista, lesiones, estragos, tenencia de explosivos y falsedad.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal afirma que, una vez elegido su objetivo, el acusado Israel Torralba alquiló un vehículo para trasladar al grupo "con el material necesario para la ejecución de la acción planeada al lugar elegido y poder utilizarlo después para la huida".

El representante del Ministerio Público añade que, después de efectuar las vigilancias y seguimientos necesarios para conocer los trayectos y horarios de los furgones blindados de la empresa Proseguir, los terroristas acordaron ejecutar la acción el 8 de mayo de 2000.

Ese día, sobre las 7:45 horas, colocaron tres cargas explosivas en Vigo al paso del vehículo -que llevaba fondos al Banco de España en Pontevedra-, que al explotar alcanzaron a éste y lo inutilizaron.

Cuando el furgón se paró, los "grapos" -dirigidos por el acusado Fernando Silva Sande, uno de los dirigentes de la banda- abrieron fuego contra él por ambos costados.

Los disparos mataron a los vigilantes Gonzalo Torres y Jesús Sobral e hirieron a su compañero Manuel Espada, que al repeler el ataque terrorista consiguió herir a uno de los terroristas, Marcos Martín Ponce.

Según el fiscal, Silva Sande, "una vez abatidos los vigilantes de seguridad, logró apoderarse de tres bolsas de plástico que contenían moneda fraccionaria para, a continuación, iniciar todos ellos la huida".

El fiscal pide 155 años de prisión para Torralba, 152 para otros cinco acusados -Silva Sande, Martín Ponce, Mónica Refojos, Esther González y Manuel Pérez Martínez- y 12 para el último de los procesados, José Luis Elipe.