Archivo de Público
Lunes, 18 de Enero de 2010

Más tropas de EEUU ayudarán a garantizar la seguridad en Haití

Reuters ·18/01/2010 - 09:53h

Estados Unidos enviará el lunes más tropas para colaborar en las operaciones de rescate en Haití, en un momento en el que decenas de miles de supervivientes hambrientos, sedientos y heridos esperan desesperadamente atención médica y la comida prometida.

El Mando Sur de Estados Unidos dijo que unos 2.200 marines con equipo pesado para despejar escombros, ayuda médica y helicópteros se sumarán a los aproximadamente 5.000 efectivos estadounidenses que ya se encuentran en la región.

El objetivo es tener aproximadamente 10.000 efectivos militares estadounidenses en el área para participar en la operación de rescate, informó el portavoz del Comando Sur de Estados Unidos, José Ruiz.

Líderes mundiales prometieron una ayuda masiva para reconstruir Haití después del terremoto que mató a unas 200.000 personas y dejó en ruinas la capital, Puerto Príncipe.

Los equipos de ayuda humanitaria se esfuerzan en llevar alimentos y asistencia médica a los supervivientes, muchos de ellos heridos y viviendo en campamentos improvisados en calles cubiertas de escombros y cuerpos en descomposición, pero casi una semana después del comienzo de la crisis, la ayuda apenas está empezando a llegar a los que la necesitan.

El presidente del país dijo el domingo que soldados estadounidenses ayudarán a la misión de paz de las Naciones Unidas y a la policía local a garantizar la seguridad en la capital del país.

LA SEGURIDAD, CRÍTICA

"Estamos aquí principalmente por una operación de asistencia humanitaria, pero la seguridad es un componente crítico (...) vamos a tener que afrontar la situación, la seguridad", dijo Ken Keen, comandante de la operación militar estadounidense en Haití a la cadena ABC.

El ex presidente estadounidense Bill Clinton, enviado especial de la Naciones Unidas a Haití, tenía una cita prevista el lunes con el mandatario haitiano, René Préval, cuyo gabinete se reunió frente a la sede de la policía el domingo en un círculo de sillas blancas de plástico.

Clinton tenía previsto llevar suministros de ayuda y determinar más detalladamente las necesidades de Haití.

Problemas logísticos han retrasado la entrega de suministros para heridos, hambrientos y los que se han quedado sin hogar, pero el domingo hubo indicios de progreso cuando equipos internacionales de médicos se hicieron cargo de hospitales y clínicas donde personas heridas y enfermos habían permanecido sin tratamiento durante varios días.

Equipos internacionales de rescate trabajaban contrarreloj para sacar a los supervivientes de los edificios derrumbados, lográndose más rescates exitosos el domingo.

El jefe de las fuerzas de paz de Naciones Unidas, Alain Le Roy, dijo que el Consejo de Seguridad del organismo tenía previsto aprobar el lunes un incremento en el número de tropas de la ONU y policías en Haití.

Otro responsable de las Naciones Unidas dijo que podrían enviarse unos 1.250 cascos azules para reforzar el contingente en Haití, que sufrió docenas de bajas, entre muertos y heridos que dejó el terremoto de magnitud 7,0.

En un indicio de la sensibilidad ante la presencia de soldados estadounidenses en un estado caribeño en el que ya han intervenido en el pasado, el presidente venezolano, Hugo Chávez, acusó a Washington de estar ocupando militarmente Haití de manera encubierta.