Archivo de Público
Lunes, 18 de Enero de 2010

Un grupo de talibanes asalta el centro de Kabul

Se trata del atentado más fuerte registrado desde hace un año en la capital afgana. Los combates en las calles han durado alrededor de seis horas

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·18/01/2010 - 15:59h

Los bomberos tratan de apagar el incendio que se registró en un edificio después de una explosión. AFP

Los talibanes han vuelto a demostrar este lunes que están muy lejos de ser derrotados. Y quizás la peor señal es que son capaces de infiltrarse en gran número en Kabul, cargados con explosivos y armas, y atacar varias zonas de la capital afgana al mismo tiempo en plena jura de cargos del Gobierno de Karzai.

Un comando de al menos veinte hombres armados ha sembrado el caos en el centro de la ciudad, atacando edificios oficiales, cines y centros comerciales muy próximos al palacio presidencial y llevándose por delante la vida de cinco personas (tres agentes y dos civiles) y causando al menos 71 heridos.

Aún no se sabe a ciencia cierta ni cuántos talibanes se han inmolado ni cuántos han sido abatidos por la policía. Se estima que la cifra esté entre siete y diez.

Se trata del peor ataque perpetrado contra Kabul en un año. Los disparos y las explosiones se han apoderado de la capital durante cerca de seis horas. Una gran parte del centro de la ciudad ha sido evacuada, el tráfico se ha cortado y las escuelas y tiendas se han cerrado.

Asalto al centro comercial

Las distintas explosiones perpetradas en el centro de la ciudad hacia las 10 de la mañana hora local (05.30 GMT) han servido de despertador a la capital afgana.

Tras la inmolación de un suicida frente al Banco Central, tres insurgentes penetraron en el centro comercial Feroshgah, ubicado en el centro de Kabul, yempezaron a disparar contra el hotel lujoso Serena y el Ministerio de Justicia.

Esta acción se llevó a cabo justo en el momento de inicio de la ceremonia de jura de los 14 ministros del nuevo Gobierno de Karzai. Los políticos afganos han rechazado hasta en dos ocasiones las listas del presidente.

El ataque se ha iniciado en uno de los centros comerciales más concurridos 

La ceremonia fue cancelada pero la jura se efectuó, tras lo cual el Gabinete celebró su primera reunión en plena crisis en la ciudad, según un portavoz presidencial.

El edificio del centro comercial prendió fuego yha quedado seriamente dañado en esta acción, que se desarrolló simultáneamente con otros ataques en otros puntos de la ciudad.

Una ambulancia conducida por un suicida explotó cerca del Ministerio de Exteriores y hubo un nuevo enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y otro grupo de dos talibanes atrincherados dentro del cine Ariana.

También se registró una explosión, sin víctimas, frente a otro cine capitalino, a aproximadamente un kilómetro de distancia de la zona neurálgica del atentado.

"La situación está bajo control"

El presidente, Hamid Karzai, emitió un comunicado asegurando que la situación estaba "bajo control" y el "orden restaurado" cuando aún seguían los enfrentamientos en algunas partes de la ciudad. Además, apuntó que "el Gobierno no ahorrará esfuerzos en proteger las vidas y propiedades del pueblo".

Los talibanes no quieren acuerdos

El portavoz talibán Zabiullah Mujahid aseguró que alrededor de una veintena de sus hombres están implicados en el ataque múltiple.

Según el ministro del Interior, se trata de una acción perpetrada por atacantes provenientes de fuera de Afganistán, ya que en el país no hay centros de entrenamiento para suicidas.

En Afganistán no existen centros de entrenamiento para suicidas

La Fuerza de Asistencia para la Seguridad (ISAF), en un comunicado, dijo que había cooperado "estrechamente" con las fuerzas afganas "para contener agresivamente" el atentado.

La acción terrorista corrobora la manifiesta intención de la insurgencia talibán de mantener su lucha pese a las ofertas de reconciliación y ayudas a la reintegración de Karzai, que está preparando un plan en ese sentido para presentarlo en la Conferencia para Afganistán que se celebrará el 28 de enero en Londres.

La iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Administración estadounidense de Barack Obama, fue rechazada este fin de semana por los talibanes, quienes la calificaron de plan "torpe" que sólo cosechará un "completo fracaso" y no logrará "debilitar" el movimiento insurgente.