Archivo de Público
Lunes, 18 de Enero de 2010

Cambios sin resultado

El Madrid no ha remontado un partido

L. J. MOÑINO ·18/01/2010 - 05:45h

Pellegrini y Guti, antes de producirse una sustitución. - EFE

Ni en Sevilla , ni en el Bernabéu con el Milan, en Alcorcón mucho menos, ni en el Camp Nou ni el sábado en San Mamés. El Madrid no sabe lo que es remontar un partido esta temporada. En cuatro de esos cinco encuentros empezó por debajo en el marcador y se fue de vacío. Sólo ante el Milan empezó ganando (1-0), pero cuando los italianos le dieron la vuelta al marcador la capacidad de reacción de Pellegrini quedó en entredicho (2-3). En el fondo de esas cinco derrotas quedan los cambios realizados por el entrenador chileno. En ellos se descubre un perfil conservador a la hora de buscar darle la vuelta al marcador.

Más que a la necesidad de meter artillería, de revolucionar o de cambiar el paisaje y la dinámica de partidos en los que su equipo no carbura y se alborota, los cambios parecen responder a la simple oxigenación de las posiciones. Salvo ante el Barça, que Pellegrini cambió a Arbeloa por Raúl (m.73) porque el Barça estaba con un jugador menos y los manuales aconsejan meter un delantero más en superioridad, sus sustituciones fueron cambios de piezas para no romper equilibrios.

Las sustituciones de Pellegrini tienen un perfil conservador

En la primera derrota de la temporada, en el Sánchez Pizjuán y con 2-1 en el marcador, Higuaín entró por Benzema (m. 52), Van der Vaart por Diarra (m. 72) y Granero por Guti (m. 80). Sólo la entrada del holandés tuvo un aire más ofensivo, pero mantuvo el doble pivote con Diarra y Xabi Alonso hasta que faltaban 18 minutos.

La estrategia de Pellegrini para mover el banquillo ante el Milan fue muy criticada. Más que nada porque en ese partido pecó de inmovilismo. El Madrid se adelantó con un gol de Raúl a los 16 minutos de juego y entró en hibernación hasta provocar el crecimiento de un Milan que llegaba muy tocado. Con 1-2, el entrenador dio entrada a Drenthe por Granero (m. 66). Ese fue el único movimiento de banquillo.

El objetivo del chileno parece oxigenar el equipo más que azuzarlo

En la debacle de Alcorcón, con 3-0 en contra al descanso, Pellegrini volvió a reemplazar por posiciones: Gago por Guti (m. 46), Marcelo por Granero (m. 63) y Van Nistelrooy por Benzema (m. 72). Las tres sustituciones no acortaron el marcador, sino que el Alcorcón sumó un tanto más a su cuenta y la hemorragia defensiva del primer tiempo no fue cortada. En el partido de vuelta, un cambio le costó a Pellegrini la gran primera bronca del Bernabéu cuando dio entrada a Marcelo por Lass (m. 70), que estaba siendo el mejor. La grada entendió que su entrenador tiraba la toalla antes de tiempo.

Los cambios del sábado ante el Athletic también respondieron a ese perfil conservador. Guti por Marcelo (m. 60), Granero por Lass (m. 76). Cambios sin efecto.