Archivo de Público
Domingo, 17 de Enero de 2010

Chile inicia una reñida votación para elegir un nuevo presidente

El candidato de la derecha, un millonario que no descarta introducir a colaboradores de Pinochet en el Gobierno, parte como favorito

·17/01/2010 - 15:42h

Los chilenos comenzaron hoy a votar para elegir un nuevo presidente, en una reñida segunda vuelta en la que un multimillonario de derechas llega con una leve ventaja frente al candidato del bloque de centroizquierda que gobierna el país desde hace 20 años.

Las autoridades señalaron que las mesas de sufragio comenzaron a armarse sin mayores problemas alrededor de las 07:00 hora local, y los primeros electores se acercaban para votar en la que se espera que sea la segunda vuelta más ajustada de los últimos años.

Una proyección reciente de la encuestadora MORI, la última antes de los comicios, mostró que Sebastián Piñera, un empresario de derecha, obtendría un 50,9% de los votos, mientras que el candidato de la oficialista Concertación, Eduardo Frei, lograría un 49,1%.

Esta estrecha diferencia puso en duda el liderazgo del que gozaba el magnate en los días que siguieron a la primera vuelta cuando Piñera obtuvo un 44,05% de los votos, mientras que Frei se quedó con un 29,6%.

La elección es la más difícil para la coalición de centroizquierda que recuperó la democracia en 1990, dio prosperidad económica y desarrollo social a Chile, pero en los últimos años ha sufrido desgaste y divisiones internas.

Los candidatos realizaron actividades hasta el día antes de los comicios. Frei bailó el sábado cueca - la danza nacional - en un acto en un barrio del sur de la capital chilena.

"Quedan menos de 24 horas para que cada chileno se exprese en el silencio de la urna, con un lápiz y un papel, como lo sabemos hacer, y ahí esta nuestra fuerza", dijo Frei, quien votará en el sur del país.

Colaboradores de Pinochet

Piñera, por su parte, se reunió el sábado con vecinos de la zona norte de Santiago y jugó al fútbol. "Ha habido una campaña del terror (...) Nada de eso es verdad.

Yo quiero decirles ante ustedes, aquí, que nuestro Gobierno va a ser un Gobierno de unidad nacional para todos los chilenos", dijo el empresario en una de sus actividades.

Piñera, que ha dejado la puerta abierta a contar con colaboradores que trabajaron en la dictadura militar de Augusto Pinochet entre 1973 y 1990, sedujo a electores desencantados con la Concertación, pese a la alta popularidad de la actual presidenta Michelle Bachelet.

El candidato y empresario de 60 años, que según Forbes tiene una fortuna de 1.000 millones de dólares, hizo suya la bandera del "cambio" durante la campaña, pero analistas ven pocas modificaciones en el plano político y económico si resulta elegido.