Archivo de Público
Domingo, 17 de Enero de 2010

Google niega que vaya a abandonar China y dice quiere negociar

Reuters ·17/01/2010 - 14:35h

Google entró en la segunda semana de una disputa de alto nivel con el Gobierno chino en medio de especulaciones de que el buscador decidiera dejar uno de los mayores mercados de Internet del mundo por preocupaciones sobre ciberespionaje.

Google, el mayor motor de búsqueda en Internet del mundo, dijo la semana pasada que estaba estudiando dejar el mercado chino tras sufrir un sofisticado ciberataque en su red que resultó en el robo de su propiedad intelectual.

La firma ha dicho que ya no tenía la intención de seguir filtrando el contenido de su buscador chino google.cn, y que intentaría negociar un buscador legal sin filtros, o dejar el mercado.

La mayoría de los filtros de google.cn seguían activos el domingo, si bien los controles sobre algunas búsquedas, como la protesta en la Plaza de Tiananmén, parecían haberse aliviado.

El anuncio de Google capturó la atención de los 384 millones de usuarios de Internet de China, el mayor mercado de la red en el mundo por número de internautas.

Blogs y medios locales citaban a fuentes anónimas de la empresa que decían que la compañía ya había decidido cerrar sus oficinas en China.

Google negó esos comentarios y dijo que la firma todavía estaba en el proceso de escaneo de sus redes internas desde el ciberataque ocurrido a mediados de diciembre.

China ha intentado poner calma a la amenaza de salida de Google al decir que había muchas formas de resolver el problema, pero insistió en que las empresas extranjeras, incluida Google, debían atenerse a las leyes chinas.

Washington dijo que enviaría una nota diplomática a China para solicitar formalmente una explicación sobre los ataques.

El tema de Google amenaza con convertirse en otro obstáculo en las relaciones entre China y Estados Unidos, las cuales ya se encuentran golpeadas por posiciones encontradas sobre el tipo de cambio de la moneda china, el proteccionismo comercial y la venta de armas de Estados Unidos a Taiwán.

Washington ha estado preocupado durante mucho tiempo por los programas de ciberespionaje de Pekín. Un panel asesor del Congreso dijo en noviembre que el Gobierno chino parecía estar penetrando cada vez más en los ordenadores de Estados Unidos para acceder a datos útiles para su Ejército.

Cuando Google introdujo su portal google.cn en 2006 con la decisión de autocensurar sus búsquedas, la firma dijo que el lanzamiento beneficiaría al pueblo chino al expandir su acceso a la información.

"Creemos que tomamos una decisión razonable, a pesar de que no podemos estar seguros de que haya sido la mejor", dijo un portavoz de Google al Comité de Relaciones Externas de Estados Unidos en 2006.

La decisión de Google de denunciar públicamente la censura y acusar a ''hackers'' chinos de lanzar un ataque que resultó en el robo de su propiedad intelectual fue visto como un movimiento audaz.

"Nunca habíamos visto a una compañía enfrentarse de esta manera públicamente con el Gobierno chino", dijo James McGregor, asesor para asuntos públicos de la consultora Apco Worldwide.

Pero el conflicto puede ser contraproducente, ya que han surgido indicios de que la empresa ya ha visto afectadas sus perspectivas en China, más allá de si lleva a cabo su amenaza de abandonar el país.

El analista de JP Morgan Dick Wei dijo que pensaba que las relaciones de Google con el Gobierno chino ya son tensas y que, si la empresa decide quedarse, podría enfrentarse a regulaciones más estrictas.

El sábado Yahoo entró en el conflicto después de que su socio chino, Alibaba Group, rechazara sus declaraciones de respaldo a Google. Minimizando las preocupaciones planteadas por Google, Microsoft dijo que no tenía ningún plan para abandonar el país.