Archivo de Público
Domingo, 17 de Enero de 2010

El escultor Amancio González recrea en bronce bustos de treintena literatos

EFE ·17/01/2010 - 12:20h

EFE - El escultor leonés Amancio González posa junto a una de sus obras pertenecientes a la exposición "Resumen de anatomía". EFE/Archivo

Escritores como Antonio Gamoneda, Juan Carlos Mestre, Antonio Colinas o José María Merino han pasado en los últimos meses por el taller del escultor Amancio González, donde este artista prepara los bustos en bronce de cerca de una treintena de literatos.

Nacido en Villahibiera (León) en 1965, Amancio González surgió al arte de forma autodidacta; trabajó con el pintor leonés Alejandro Vargas y pronto se enfrascó en una obsesión por esculpir la madera, dando forma humana a grandes troncos de árboles.

El escultor ha trabajado también el hierro, el bronce y actualmente lo hace en piedra, mientras continúa en su tarea de pasar al bronce los bustos de destacadas personalidades de la literatura leonesa, "hasta el número 28, como el abecedario".

"Tropecé con el arte", dice a Efe el artista, que ha expuesto ya en centros de toda España, que tiene obra repartida por varios países, y que ahora mismo expone en una galería de arte de Barcelona.

"Exponer no significa vender, porque ahora las ventas se han reducido a cero; muchas galerías han tenido que cerrar", afirma el autor, para quien la obra que lleva a cabo ahora con los escritores es un nuevo reto profesional.

Iniciado en la escultura, Amancio González ha pasado lo que denomina "años de soledad, aprendiendo de fallos y errores" centrándose en una figura humana que refleja con formas expresionistas: grandes manos y pies y rostros de gestos atónitos.

De ahí evolucionó a una implicación de la figura con otras estructuras geométricas, realzando el impacto de la composición, por encima de la propia figura, e iniciando una combinación de materiales, desde el bronce a la piedra traslúcida.

Finalmente, como testimonio y nueva experiencia artística, aborda ahora la colección de bustos que le han llevado a trabajar con la imagen de Crermer, Gamoneda, Merino, Mestre, García Yebra, Rabanal, Colinas, Nora, Salvador Gutiérrez y Elena Santiago, entre otros.

A la vez que continúa con los literatos activos -Llamazares será el próximo- también intenta incorporar una serie de bustos de autores ya fallecidos, como González de Lama, Leopoldo Panero, Basilio Fernández y Ricardo Gullón.

La obra está avanzando a ritmo normal; ya están hechos los moldes de barro de la mayoría de los bustos; se ha realizado en bronce el de Crémer, y los dos próximos que pasarán a este material serán los de Gamoneda y Pereira.

Al autor le place lo que va saliendo, pero ya se ha prometido a hacer una segunda versión de los literatos con un estilo más personal, más libre.

En torno a este conjunto de obras se está llevando a cabo un proyecto editorial, destinado a retratar a la pléyade de autores leoneses, un proyecto que lidera Héctor Escobar, editor y presidente de la Asociación de Libreros de León.

Se pretende elaborar una obra con un texto autobiográfico de cada autor, que se complementará, con los retratos fotográficos realizados por Amando Casado y una fotografía de cada escultura de Amancio González.

Este proyecto tiene un recorrido previsiblemente mucho más amplio, porque ya hay conversaciones con el Instituto Cervantes, para crear una exposición internacional itinerante con los materiales, y se estudia la posibilidad de utilizar el trabajo escultórico, para ubicar los bustos de cada autor en alguno de sus territorios biográficos o literarios.

Tomás Álvarez