Archivo de Público
Domingo, 17 de Enero de 2010

Díaz Ferrán intenta in extremis sanear y vender su aseguradora

Mercurio, cuyos ingresos han caído en picado, entra en situación delicada. Seguros estudia su caso

 

B. CARREÑO / S. R. ARENES ·17/01/2010 - 08:00h

GABRIEL PECOT - Además de la quiebra de Air Comet, Díaz Ferrán afronta problemas en otras de sus empresas.

El presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, tiene un gran quebradero de cabeza con el cierre de su aerolínea Air Comet, pero también otras empresas le dan severas jaquecas que está intentando solucionar. Es el caso de su aseguradora, Mercurio, que fue objeto el pasado otoño de una inspección por parte del Ministerio de Economía, que detectó graves irregularidades en su gestión aún pendientes de solución, según fuentes próximas a la empresa.

Díaz Ferrán intenta por eso desesperadamente vender la compañía, y fuentes del sector creen que la operación podría ocurrir de forma inminente. Si no lo logra, se cierne sobre Mercurio la amenaza de una intervención administrativa o la quiebra.

El regulador está analizando las garantías para decidir si interviene

Frentes mercantil y regulatorio

La aseguradora tiene dos frentes abiertos: el mercantil y el regulatorio. En 2008, sufrió unas pérdidas de más de 14 millones de euros, que suponen la quiebra técnica, lo que intentó subsanar con una ampliación de capital. Pero, además, la Dirección General de Seguros (órgano competente) detectó que su margen de solvencia (el colchón con el que una aseguradora debe contar según la normativa) estaba diez millones por debajo del mínimo exigible.

Para evitar la intervención y ganar tiempo para su venta (que encargó a Banesto a principios de 2009), Mercurio ha intentado subsanar la situación. En declaraciones a Público, Díaz Ferrán ya aseguró que se pusieron garantías a disposición de la Dirección General de Seguros el pasado 30 de diciembre por valor de unos 18 millones y que aún se están estudiando. Por un lado, Mercurio tuvo que cubrir nueve millones y, además, aportar como garantía un hotel y un edificio para llegar al montante solicitado por Seguros.

El presidente de CEOE pone en prenda la antigua sede de Air Comet

Fuentes conocedoras de la operación afirman que el edificio puesto en prenda es la antigua sede de Air Comet en Bahía de Pollensa (Madrid). Este inmueble pasó a manos de Mercurio hace escasas semanas, cuando a la compañía le vencieron 4,1 millones en pagarés respaldados por otra empresa del grupo, Teinver, que a su vez es la propietaria de Air Comet. Para liquidar los pagarés, Teinver cedió el edificio a Mercurio.

Sin embargo, en la rueda de prensa del pasado 23 de diciembre, en la que Díaz Ferrán rindió cuentas sobre el cierre de Air Comet, se detalló que este inmueble era uno de los activos de la aerolínea.

En la última auditoría, consta además que Mercurio compró un hotel (Vista Nova, en Palma de Mallorca) en junio de 2009 a una sociedad propiedad también de Teinver. En las cuentas, se refleja que el hotel tenía en aquel momento una hipoteca de 3,35 millones y está arrendado a una empresa del grupo. Fuentes del sector consideran que un inmueble hipotecado tiene difícil cabida en el abanico de garantías que puede aceptar Seguros.

Ante la incertidumbre de que estas aportaciones sean suficientes, las partes implicadas, incluyendo el regulador, se afanan contrarreloj para que una gran aseguradora absorba la compañía. Sin embargo, desde que se conoció su inestable situación, la pérdida de clientes ha acelerado el deterioro de Mercurio. Fuentes del sector aseguran que se han perdido alrededor de 25 millones de negocio en clientes que se han marchado.

Además, desde la esfera de Díaz Ferrán culpan a la auditora (PricewaterhouseCoopers) de no haber detectado antes el desajuste en las provisiones necesarias para la bolsa que toda aseguradora tiene para hacer frente a las indemnizaciones y creen que tenía que haber descubierto este desequilibrio ya en años anteriores.

En 2004, la aseguradora ya estuvo sujeta a medidas de control (una suerte de intervención) por parte del regulador por causas muy similares.