Archivo de Público
Sábado, 16 de Enero de 2010

Un Madrid para los leones

El Athletic, con una exhibición racial, devora a un equipo sin ideas y a cinco puntos del Barça (1-0)

ENRIQUE MARÍN ·16/01/2010 - 23:11h

AFP - Cristiano Ronaldo y Garay lamentan una ocasión fallada ante el Athletic.

Los leones no sólo se comieron a Cristiano, quien, por más que se aplicó en la búsqueda del gol, encadena tres partidos sin marcar. Hambrienta de gloria, la simbiosis que forman el Athletic y Caparrós devoró al Madrid entero. En su segunda salida consecutiva con el casillero goleador a cero (tras el empate de Pamplona), el equipo de Pellegrini volvió a exhibir sus muchas y chirriantes carencias colectivas.

Incapaz durante todo el partido de sacudirse la presión de un Athletic que convirtió el duelo en un acto de fe, la derrota de San Mamés desanda los pasos que Pellegrini y Valdano creían haber dado e invita a una profunda reflexión: si un equipo como el Madrid no sabe llevar la iniciativa y sacar provecho de la posesión, es que algo no funciona o se hace mal durante la semana.

Los blancos sumaban cinco victorias consecutivas en Bilbao, diez en total en sus enfrentamientos con el Athletic. El dato desmonta la tesis de que San Mamés o el rival pudiera intimidarles. Milongas del NODO. Las carencias del Madrid no tuvieron nada que ver con la presión de la grada y el valor, sino con el criterio. A pesar de contar con Xabi Alonso, un organizador nato, los de Pellegrini nunca supieron contrarrestar la propuesta de Caparrós: máxima aplicación en la presión al tenedor del balón y salida rápida en cuanto hubiera intercepción. Así se simple, así de sacrificado, así de eficaz si delante no hay ideas que imponer al músculo.

El Athletic salió tan enchufado al partido que antes del decisivo gol de Llorente en el minuto 2 ya hubo tiempo para que Gurpegui y Toquero estrellaran dos balones en el mismo palo. La agresividad que Caparrós exige a sus jugadores fue desde el inicio el principal argumento que el Athletic exprimió para impedir que el Madrid entrara en contacto con el balón: el aliento y los tacos intimidando al par de turno. Esto le bastó a los rojiblancos para mantener a su rival a raya.

La inoportuna lesión de Higuaín -u oportuna, según del lado del teléfono en el que se esté- obligó a Pellegrini a alinear al francés junto a CR9 en punta y con Kaká por detrás. Los tres galácticos de Florentino Pérez de nuevo juntos en el once titular, una circunstancia que amplifica la trascendencia de la derrota, pues igual además de con lo táctico tiene que ver con lo estructural. Malo si se sospecha que hay un once presidencial, pues sería volver a las andadas y comprometer a un entrenador, que bastante tiene con no depender de las enormes individualidades que gestiona.

La épica está patentada

Puestos a tirar de épica, pocos equipos apelan a ella mejor que el Athletic. De ahí que al Madrid no tuviera opción si en algún momento pretendió reducir el partido a un duelo puramente racial. Al Madrid le cuesta trenzar el juego y su fútbol, de por sí poco combinativo, no está lo suficiente automatizado para jugar rápido, que no vertical. Prueba es que todos buscaban a Xabi Alonso, pero no para organizar, sino para que sacara centros al área. En una de las pocas acciones con criterio, Kaká vio el desmarque de Benzema y el francés cruzó el balón lejos de Iraizoz, pero no lo suficiente del palo.

Como se suele especular y tantas veces exagerar en estos casos, el descanso lo debió de aprovechar Pellegrini para reorganizar su equipo. Si lo hizo, no se notó. El Madrid siguió sin saber como hincarle el diente al partido. Entonces entró Guti por Marcelo y más tarde Granero por Lass. Ideas precocinadas. La sustitución de Benzema por Raúl pudo tener una carga de profundidad. El francés, demasiado obligado por un debate que no le beneficia, no estaba desentonando con el partido que estaba realizando su equipo. Sin el brillo que dan los goles, pero ofreciéndose permanentemente a Kaká y Cristiano para hilvanar en la frontal del área.

El Madrid no dejó nunca de buscar la portería del Athletic, aunque una y otra vez Iraizoz se mantuvo firme y amortizó el gol de Llorente. El Barça ya está a cinco puntos en la clasificación. Su fútbol está más lejos: a años luz.

Athletic 1 - Real Madrid 0

ATHLETIC CLUB: Iraizoz; Iraola, San José, Amorebieta, Koikili; Guerpegi, Orbaiz (Susaeta, min.65), Javi Martínez; Toquero (De Marcos, min.84), Yeste (David López, min.73) y Llorente.

REAL MADRID: Casillas; Arbeloa, Garay, Albiol, Sergio Ramos; Lass (Granero, min.70), Xabi Alonso, Kaká, Marcelo (Guti, min.59), Cristiano Ronaldo; y Benzemá (Raúl, min.77).

GOL: 1 - 0, min.2, Llorente.

ARBITRO: González Vázquez. Amonestó con cartulina amarilla a Javi Martínez (min.17), Koikili (min.54) e Iraizoz (min.92) de los locales y a Lass (min.21), Ramos (min.25), Alonso (min.51) y Cristiano Ronaldo (min.93) del Real Madrid. Expulsó a Gurpegi por doble amarilla (min.7 y 94).

ESTADIO: San Mamés. 40.000 espectadores.