Archivo de Público
Sábado, 16 de Enero de 2010

El precio del crudo de la OPEP reposa tras subir a su mayor cota en 15 meses

EFE ·16/01/2010 - 14:14h

EFE - Trabajadores petroleros iraquíes realizan obras de mantenimiento en una válvula de oleoducto del pozo petrolero de al-Fakka, en la frontera entre Irán e Iraq afuera de la ciudad de Bsara, ciudad al sur de Bagdad (Iraq). EFE/Archivo

El precio del barril de petróleo de la OPEP experimentó a principios de esta semana su mayor subida en 15 meses, al superar la barrera psicológica de los 80 dólares, aunque después se tomó un descanso tras subir las reservas de crudo en EEUU.

El duro invierno en el hemisferio norte, con temperaturas muy por debajo de los cero grados en Europa y Estados Unidos, hicieron temer una elevada demanda del petróleo, unas expectativas que, sin embargo, no se han cumplido hasta ahora.

En una semana, la cotización del barril de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) bajó un 3,20%, hasta los 77,59 dólares, tras remontar a 80,29 dólares, el máximo precio desde octubre de 2008.

A su vez, el barril de petróleo de Texas registraba ayer, viernes, un descenso del 1,75% en el mercado neoyorquino y terminaba la última sesión de la semana a 78 dólares, con lo que encadenó cinco jornadas consecutivas de pérdidas.

Al concluir la actividad en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en febrero recortaron 1,39 dólares el precio del día anterior, para situarse en su precio más bajo desde el pasado 23 de diciembre.

Por su parte, el Brent, de referencia en Europa, cerraba ayer en Londres incluso a 76,52 dólares, un 1,27% menos que en la jornada anterior, con lo que se confirmaba la tendencia bajista al final de esta semana.

Estos descensos coincidían, por primera vez en cinco semanas, con unas temperaturas más benignas en el hemisferio norte, pero también con la reciente fortaleza del dólar frente al euro, yen y a otras divisas fuertes, lo que ha contribuido a tranquilizar los precios.

Para ganar terreno, el nivel del barril WTI debería superar la barrera de los 77,83 dólares en el mercado de Nueva York, el nivel fijado para la media de los contratos de febrero, creando una visible presión en los mercados, señalaron los analistas del sector.

También el abultado bombeo de la OPEP puede haber socavado los precios del oro negro, ya que este grupo cumplió diciembre en sólo el 58% de las cuotas nacionales acordadas frente al 60% del mes anterior, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Con todo, el aumento del consumo energético en los países emergentes, como China, puede compensar la menor demanda en el mundo industrializado, una vez se haya comprobado la crudeza del actual invierno en el hemisferio norte.

La agencia agregó que en cifras esto significa que once de sus miembros (Irak está excluido de las cuotas), que suministran el 40% de crudo mundial, incrementaron en diciembre la producción en 75.000 barriles diarios (bd), hasta los 29,1 millones de bd.

El exceso de bombeo será, con toda seguridad, objeto de debate en la próxima reunión ministerial ordinaria de la OPEP, prevista para el 17 de marzo en Viena.

Pese a haber acordado mantener las cuotas inalteradas en su última reunión en Luanda, varios países las excedieron, como Qatar y Arabia Saudí, que en diciembre superaron su cupo en 30.000 bd cada uno, según la AIE.

Fuera de la OPEP, Azerbayán ha reducido su producción, lo que repercutirá en un descenso de la oferta de los países no afiliados al cártel petrolero en 2010.

La AIE pronosticó para este año una demanda global prácticamente inalterada de 86,3 millones bd, que supone un 1,7% ó 1,4 millones bd más que en 2009.

Este crecimiento procederá, ante todo, de los países de fuera de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), especialmente de Asia, mientras que la demanda en el mundo desarrollado se ralentizará, pese al frío invierno, augura la AIE.

En su opinión, los inventarios de crudo en la OCDE son aún elevados, la recuperación de la demanda global es anémica y las previsiones para la industria del refinado para el primer trimestre de 2010 no son prometedoras y sugieren una debilidad futura de su producción.

Ramón Santaularia