Archivo de Público
Sábado, 16 de Enero de 2010

Obama defiende el impuesto que penaliza a la banca por sus excesos

EFE ·16/01/2010 - 08:56h

EFE - El presidente estadounidense, Barack Obama, se dirige al estrado en la Sala de Recepción Diplomática de la Casa Blanca, ayer, 15 de enero, en Washington DC (Estados Unidos).

El presidente de EE.UU., Barack Obama, defendió hoy su plan de penalizar a la banca cuya irresponsabilidad, según dijo, fue una de las causas de la actual crisis.

"Nuestro objetivo es promover justicia en los negocios al tiempo que se castiga a los que se aprovechan del sistema; alentar el crecimiento sostenido al tiempo que se desalientan las burbujas especulativas que inevitablemente revientan", señaló en su habitual discurso de los sábados.

"En última instancia, es por el interés compartido de la industria financiera y el pueblo de Estados Unidos", agregó.

Al dar a conocer el plan el miércoles pasado, Obama señaló que castigará los excesos del pasado, en particular lo que calificó como "bonos escandalosos" cobrados por los altos ejecutivos de las instituciones financieras.

De ser aprobado por el Congreso, el nuevo gravamen, bautizado como "tasa de responsabilidad en la crisis financiera", permitirá recaudar unos 90.000 millones de dólares en 10 años y 117.000 millones en 12 años, según la Casa Blanca.

Obama dijo en esa ocasión que si los grandes bancos están en tan buenas condiciones que pueden pagar "bonificaciones escandalosas" también pueden devolver el dinero que los salvó del colapso.

El presidente se refería al plan de rescate de 700.000 millones de dólares aprobado a finales de 2008 por el anterior Gobierno.

El nuevo impuesto propuesto por Obama se aplicará a las 50 mayores entidades financieras que operan en el país, entre bancos, aseguradoras e intermediarios financieros, aunque 15 de ellas son filiales de compañías extranjeras.

El mandatario pidió hoy que los bancos asuman un sentido de lo que calificó como "responsabilidad mutua".

Sin embargo, indicó que la banca se ha opuesto de manera feroz a la reforma financiera.

"La industria hasta ha unido fuerzas con el partido de la oposición para lanzar una campaña masiva contra normas de sentido común para proteger a los consumidores e impedir una nueva crisis", según denunció.

"Las mismas empresas que están ganando miles de millones de dólares y que están entregando más dinero en bonos y compensaciones que nunca antes en la historia están ahora alegando pobreza. Es algo digno de ver", indicó.

Obama manifestó que "es difícil de creer" el argumento de que los bancos no pueden pagar el dinero de los contribuyentes sin pasar los costos a sus accionistas y clientes.

"Si las grandes empresas se pueden dar el lujo de pagar enormes bonos, también pueden devolver su dinero al pueblo de Estados Unidos", indicó.

"No vamos a permitir que Wall Street tome el dinero y huya. Vamos a aprobar este impuesto y lo vamos a convertir en ley", añadió.