Archivo de Público
Sábado, 16 de Enero de 2010

Afganistán confirma a los ministros de Justicia y Exteriores

Reuters ·16/01/2010 - 09:36h

El Parlamento de Afganistán confirmó el sábado a los ministros de Justicia y Asuntos Exteriores, después de la primera ronda de votación sobre una nueva serie de candidatos al Gabinete del presidente Hamid Karzai.

Un influyente diputado dijo que no esperaba que la mayoría de los nominados de Karzai fueran aprobados por el Parlamento, lo que asestaría un nuevo golpe a su autoridad en momentos cruciales para el país.

En una serie de eventos bochornosos, también se informó el sábado de que el nominado para el Ministerio de Desarrollo Rural no tenía la edad suficiente para el cargo, dijo un responsable del Gobierno. El candidato tiene 31 años y la Constitución exige una edad mínima de 34.

Más de dos meses después de ser reelegido en unas elecciones en agosto afectadas por fraude generalizado, Karzai ha estado bajo una intensa presión de sus aliados de Occidente, y de los frustrados afganos, para escoger ministros considerados libres de corrupción y competentes.

Más de dos tercios de la primera lista de Karzai fueron rechazados por el Parlamento a inicios del mes. El mandatario deberá reemplazarlos con su segunda lista y se arriesga a asistir a una conferencia en Londres el 28 de enero sin un gabinete completo.

"Estoy sentado con al menos 25 miembros del Parlamento ahora y estamos hablando sobre el Gabinete", dijo Daoud Sultanzoy, diputado de la provincia oriental de Ghazni. "Esperamos que cinco o máximo seis sean confirmados. Quizás ni siquiera se alcance esa cifra", agregó.

El primero que fue sometido a votación fue Zalmay Rasul, un ex asesor de seguridad de Karzai que fue aprobado como ministro de Asuntos Exteriores. El ministro de Justicia también fue confirmado, pero algunos cargos menos importantes parecían ser vulnerables.

Un alto número de rechazos en la segunda lista sacudirá nuevamente el escenario político de Afganistán, en momentos en que la insurgencia empeora y se registran cifras récord de civiles y soldados muertos por la violencia.