Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

El PP obvia sus escándalos en Balears y ataca al Govern

Asegura que los conservadores, pese a estar azotados por la corrupción, han hecho "lo que tenían que hacer"

MARÍA JESÚS GÜEMES ·15/01/2010 - 23:00h

j. reina - La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ayer durante su intervención en la XV Interparlamentaria de su partido en Balears.

Da igual que el juez haya citado a declarar el próximo 23 de marzo al ex presidente de Balears Jaume Matas, imputado por nueve delitos en relación con el caso del velódromo Palma Arena. Da igual que el PP balear se haya visto salpicado por las investigaciones judiciales por corrupción en varias de las localidades que gobiernan en las Illes. Y da igual que el caso Gürtel afecte a conservadores de la Comunitad Valenciana, la de Madrid o la de Castilla y León.

Con esos ejemplos en su haber, María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, se permitió ayer el lujo de inaugurar la XV Interparlamentaria de su formación denunciando la "macedonia de partidos" que gobierna Balears "haciendo pactos para ocultar las corruptelas de unos y de otros". En lo que les toca, aseguró que, en este tiempo, su partido ha conseguido "no equivocarse" y ha hecho "lo que tenía que hacer".

"El Gobierno atenta contra los intereses de España", dice la número dos del PP

"Audacia, vigor y seguridad"

La mano derecha de Rajoy pidió a los suyos que "respondan con audacia, vigor y seguridad" y dejen a un lado "aspavientos y retóricas". Cospedal recordó "el importante acoso político" que había sufrido el PP por parte del Gobierno, y afirmó que para lograr que su partido "desaparezca" se han utilizado "todotipo de medios".

Por eso presumió de su resistencia, de sus resultados electorales y de sus encuestas. "Este partido ha hecho lo que tenía que hacer y a la defensa de los derechos y libertades no nos va a ganar nadie por mucho que el PSOE, y aquellos que le siguen, insistan en esta vulneración", proclamó.

A la cita faltaron los barones territoriales y un buen número de parlametarios

Resuelto el mensaje interno, se concentró en el ataque al Ejecutivo socialista. Para ella España tiene dos clases de problemas: "Los que genera Zapatero y los que agranda". Así, acusó al presidente del Gobierno de "intervencionismo", de "recortar las libertades", de "manipular instituciones", de generar "inseguridad jurídica", de "imponer un modelo social"... De todo, menos de realizar escuchas ilegales, tal y como señaló el verano pasado. Por esas declaraciones, que hizo sin pruebas, ha sido citada en el juzgado el próximo 17 de febrero. Pero no quiso desvelar si irá o no.

La dirigente conservadora cree que el proyecto de Zapatero es el de "dividir a los españoles para mantenerse en el poder". A su juicio no sólo se está viviendo una crisis económica sino también social. "Lo que el Gobierno está haciendo todos los días es un grave atentado contra los intereses de España", concluyó.

Los demás dirigentes que intervinieron en la jornada de ayer no ahorraron tampoco críticas. Pío García-Escudero, portavoz en el Senado, resumió en una frase el balance del ecuador de la legislatura. "Es fácil: dos años, dos millones más de parados", dijo durante su intervención. Y reprochó que sus responsables "se ofendan cuando los desempleados salen en la foto", en referencia a la imagen de Mariano Rajoy ante una oficina del Inem.

Por su parte, Jaime Mayor Oreja anunció que el PP "vigilará" la presidencia de España en la Unión Europea. El portavoz en el Parlamento Europeo advirtió de que sería un "error" aprovechar esta ocasión para "obtener réditos electorales" y aconsejó a los socialistas que no "picoteen" en todo y se concentren en algunos temas que sirvan para cerrar la grieta que se abre cada día más entre políticos y ciudadanos.

Soraya Sáenz de Santamaría aprovechó la ocasión para resaltar que ahora que se estaba hablando del "melón sucesorio" en el PSOE. Ella no sabe si Zapatero va a ser el candidato o no, pero que está segura de que "no será el presidente en 2012". Además, dijo, los socialistas practican lo que podría denominarse "fastpolitic". A saber, "una política del anuncio, con muchas calorías pero pocas vitaminas".

El encuentro del PP estuvo descafeinado por la falta de barones territoriales y la poca asistencia de parlamentarios. Javier Arenas, el líder del PP andaluz, se convirtió en la estrella del día, porque por primera vez los sondeos han señalado que los conservadores podrían ganar las elecciones en Andalucía.

División interna

Contagiada por ese ímpetu, Cospedal afirmó que el PP también iba a ganar en Balears. Pero el partido, que preside en la actualidad José Ramón Bauzà, aún está sometido a fuertes divisiones internas. Ayer, Carlos Delgado alcalde de Calvià y candidato alternativo a Bauzà en el próximo congreso regional de abril denunció en Es.radio la triple crisis de su formación: "Una de corrupción, otra de liderazgo y una de principios".