Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Guardiola se revuelve

El técnico admite que le molestan las filtraciones sobre su renovación salidas del propio club

RUT VILAR ·15/01/2010 - 23:00h

FERNANDO ZUERAS - Guardiola, ayer, en Sant Joan Despí.

Disgustado tras ver las portadas de ayer de los dos diarios deportivos de Barcelona, que detallaban los pormenores del contrato de renovación que quiere ofrecerle el club, Guardiola lamentó las filtraciones que surgen de la propia entidad respecto a este tema. "Si las dos portadas coinciden, alguna cosa debe de haber" dijo, "pero el futuro es mañana [por hoy] el Sevilla, el club no soy sólo yo", afirmó tras ser cuestionado sobre su continuidad en el banquillo del Camp Nou.

"En este sentido, pido tranquilidad; el presidente ya lo sabe. Hablaremos con calma cuando sea el momento", abundó para añadir: "No creo que la directiva mueva este tema por un interés electoral".

Lo cierto es que Guardiola no se siente cómodo con las constantes alusiones que hace Joan Laporta sobre su renovación y no desea ser una baza electoral para nadie. "Hablaremos antes de que acabe el curso", deslizó ayer.

Lo que le preocupa a Guardiola, como siempre, es el fútbol y hoy tiene enfrente, por tercera vez en diez días, al verdugo copero del Barça.

En el primer enfrentamiento, Chygrynskiy se marchó del Camp Nou entre silbidos mientras Capel y Negredo encauzaban la eliminatoria para el Sevilla. En el segundo, el pasado miércoles, apareció soberbio Palop y el Barça se quedó fuera de la Copa tras brindar al Sánchez Pizjuán una segunda parte de ensueño. Y esta noche (22 horas. La Sexta) nadie sabe qué pasará, pero los protagonista coinciden en que será otra historia. "Esto es la Liga, no una eliminatoria, aunque ya sabemos con qué nos vamos a encontrar; mi charla será más corta", reconoció Guardiola, que tiene a toda la plantilla a punto excepto a Jeffren.

Daños colaterales

"El Barcelona es el mejor equipo del mundo. Nunca es fácil jugar contra ellos, pero tenemos ilusión y ganas de, a pesar del esfuerzo que hicimos, apelar a la épica y sacar un buen resultado por tercera vez", terció el preparador del Sevilla, Manolo Jiménez. El conjunto andaluz, que suma tres derrotas consecutivas en Liga, regresa al Camp Nou con un sinfín de bajas.

El encuentro de hoy servirá también para calibrar los daños colaterales que ha causado en el vestuario del Barça el traspié en la Copa. "Cuando ganábamos, decíamos: hay que mirar hacia adelante. Ahora, lo mismo. No creo que cambie nada", afirmó Guardiola. Y prosiguió: "También en las victorias cometimos errores. Lo excepcional fue lo del año pasado. En la vida del atleta, se pierde más que se gana. Es parte de esto, no pasa nada. Pero tengo la obligación de saber por qué suceden las cosas ganando y perdiendo".

El técnico sigue sin verle "ningún aspecto positivo" al precipitado adiós de la competición copera. Y argumentó: "La derrota como análisis para aprender es lo más productivo que hay, lo que esconde menos cosas. Pero, por el resto, no tiene nada de bueno". Pep asume con desazón que el próximo mes, con un solo partido entre semana, "se hablará de jugadores que vendrán a sustituir a los que están, de fichajes, de elecciones...", se quejó. Y sentenció: "Ahora anticipo que todo lo que diréis es falso".