Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Bruselas invita a ver con otros ojos el mundo de Frida Kahlo

EFE ·15/01/2010 - 17:21h

EFE - Un visitante observa una fotografía de Frida Kahlo en la exposición "Frida Kahlo. La gran ocultadora". EFE/Archivo

Frida Kahlo plasmó en su obra las cicatrices de una vida convulsa, reflejo del México revolucionario. Un siglo después, la capital europea ofrece una mirada íntima al mundo de la pintora para estrechar puentes entre ambos lados del Atlántico.

A través de un laberinto de espejos con iluminación tenue, la exposición "Frida Kahlo y su mundo" permite al visitante ver con otros ojos la obra de la más popular artista mexicana, más allá del colorido y el folclore que habitualmente se le asocian.

La exposición, la más importante hasta ahora dedicada a Kahlo (1907-1954) en Europa, podrá verse en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas, el Bozar, desde mañana y hasta el próximo 16 de abril.

Las 26 obras expuestas proceden del Museo Dolores Olmedo (México D.F), que cuenta con la mayor colección privada del mundo de lienzos de la artista mexicana.

La muestra podrá verse después en otras capitales europeas con motivo del triple aniversario que se celebra en 2010: el bicentenario de la independencia de México, el centenario de la revolución mexicana y el 50 aniversario del comienzo de las relaciones diplomáticas entre este país y la Unión Europea (UE).

"Traer a Frida no ha sido nada fácil, porque tiene compromisos en su agenda hasta 2015", afirmó la embajadora mexicana en Bélgica y ante la UE, Sandra Fuentes-Berain, en la presentación.

Kahlo ha sido elegida para representar a la cultura mexicana en Europa por encarnar "todo aquello por lo que México pasó a comienzos del siglo XX", una etapa de "difíciles transformaciones" para la sociedad mexicana, según explicó el director del Museo Dolores Olmedo, Carlos Phillips-Olmedo.

Los 19 óleos, el aguafuerte y los seis dibujos expuestos, además de las numerosas fotografías proyectadas, recorren las principales etapas de la vida personal y creativa de Kahlo.

Destacan "El camioncito", un lienzo de 1929 que ilustra los momentos previos al accidente de autobús que le dejaría graves secuelas físicas para toda su vida, o "La columna rota" (1944), una cruda metáfora de las múltiples intervenciones quirúrgicas que sufrió.

"Hospital Henry Ford"(1932), "Mi nana y yo "(1937) o "Corazón, cactus y feto" incluyen la iconografía más macabra de Kahlo, catarsis de su maternidad truncada.

También están presentes algunos de sus retratos más representativos y coloristas, como "La niña Virginia" (1929), el de "Luther Burbank" (1931) o "Autorretrato con changuito"(1945).

Estas obras recogen "el sufrimiento por el que pasó a lo largo de su vida", pero también su afán de "sobreponerse a todo su dolor y de superar sus límites", explicó a Efe Phillips-Olmedo, hijo de la coleccionista de arte Dolores Olmedo, fundadora del Museo que lleva su nombre.

La colección enseña "no sólo la vida de Frida, sino la historia de su obra, y la razón por la que su obra es catalogada como surrealista: porque su vida fue surrealista", destacó Phillips-Olmedo.

Para garantizar al público la intimidad de su encuentro con Frida, el museo sólo permitirá visitas dentro de un horario limitado y a un número máximo de 150 personas en cada turno.

El sobrio montaje, concebido por un estudio de arquitectos bruselenses, traslada a Frida a un "ambiente contemporáneo, diferente del típico colorido que acompaña a su obra", lo que ofrece al público "una nueva experiencia", afirmó Phillips-Olmedo.

"Esperamos que la muestra sirva para dar a conocer mejor a Frida en Europa, y para que los europeos entiendan mejor a nuestro país", añadió.

Junto a la exposición, el Bozar organiza una serie de conferencias sobre la artista, y proyectará los documentales "Vida y tiempos de Frida Kahlo" (2005) y las películas "Frida, Naturaleza Viva" (México, 1984) y "Frida" (EEUU, 2002).

La muestra de Kahlo encabeza el festival ¡México! del Bozar, dedicado en exclusiva al arte de este país y que a partir de febrero exhibirá una muestra de retratos de sus habitantes, otra sobre arquitectura modernista mexicana, y obras de fotógrafos y otros artistas del país.