Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Hasta 80 millones de estadounidenses, infectados con H1N1: CDC

Reuters ·15/01/2010 - 20:03h

Por Maggie Fox

Hasta 80 millones de estadounidenses se han infectado con la cepa de la influenza pandémica H1N1, con al menos 16.000 muertes y más de 360.000 hospitalizados, informaron el viernes los Centros para el Control de la Prevención de Enfermedades (CDC).

En tanto, sólo unos 61 millones de los habitantes de Estados Unidos se han vacunado contra la pandemia, aún cuando se han puesto a disposición más de 130 millones de dosis de las inmunizaciones y se ha establecido que unos 160 millones de personas tenían prioridad de vacunación.

Hasta el momento, el 90 por ciento de las personas más vulnerables aún permanecen sin vacunar, indicaron los CDC. La vacuna para la popularmente denominada gripe porcina está ampliamente disponible.

"Los CDC estiman que entre 39 millones y 80 millones de casos de H1N1 del 2009 ocurrieron entre abril y el 12 de diciembre del 2009. El nivel medio en este rango es de alrededor de 55 millones de personas infectadas con H1N1 del 2009", indicaron los centros en un comunicado.

La pandemia, que comenzó entre marzo y abril del 2009, está debilitándose, pero los funcionarios de salud destacan que la influenza es impredecible y que podría regresar o mutar.

Y este nuevo virus, si bien no ha causado más muertes que la gripe estacional, provocó el fallecimiento de personas más jóvenes que la forma habitual en las temporadas de invierno.

Alrededor del 90 por ciento de las muertes durante un año promedio se producen en personas mayores de 65 años, mientras que ante la pandemia el 90 por ciento de los decesos fue entre los más jóvenes, incluidos hasta 1.730 niños.

PROBLEMAS CON LA VACUNA

Los expertos en salud señalan que la vacunación es, lejos, la mejor forma de asegurar que el virus no regrese o mute a una forma nueva y más peligrosa, pero la inmunización llegó a la población tardía y lentamente y ahora el público se muestra escéptico a la vacunación.

El Gobierno estadounidense tuvo problemas durante meses para que los fabricantes entreguen las inmunizaciones, producidas contrarreloj. Actualmente está teniendo problemas para deshacerse de las decenas de millones de dosis que compró.

"Hasta el 2 de enero, alrededor de un 20,3 por ciento de la población estadounidense (unos 61 millones de personas) se habían vacunado, incluido el 27,9 por ciento de las personas de los grupos meta iniciales", señalaron los CDC en su informe.

"Alrededor del 29,4 por ciento de los niños estadounidenses de 6 meses a 18 años se habían vacunado" hasta esa misma fecha, añadió la entidad.

Los CDC indicaron que la tasa es similar a la observada en el caso de la influenza estacional, que causa la muerte de unos 36.000 estadounidenses y de hasta 500.000 personas en todo el mundo.

Se han vacunado más embarazadas de lo habitual: un 38 por ciento, comparado con entre un 15 y un 25 por ciento en un año promedio. Las mujeres en gestación siempre corren más riesgo de contraer gripe y representaron un porcentaje inusualmente alto de los infectados y muertos por la cepa pandémica H1N1.

"Los resultados de este informe muestran que casi el 90 por ciento de los adultos menores de 65 años con condiciones médicas que incrementan el riesgo de complicaciones relacionadas con la influenza siguen sin vacunarse", añadieron los CDC. Esto incluye a personas con asma o diabetes.

Asimismo, apenas un 22 por ciento de los trabajadores de la salud declara haberse vacunado, aunque suelen ser más propensos a infectarse y a contagiar a pacientes vulnerables.

Cinco compañías están suministrando vacunas contra la gripe pandémica a Estados Unidos: Sanofi-Aventis, Novartis, la unidad MedImmune de AstraZeneca, CSL y GlaxoSmithKline.