Archivo de Público
Sábado, 16 de Enero de 2010

"La realidad es menos seria de lo que creemos"

Jon Ronson es el autor del libro Los hombres que miraban fijamente a las cabras

PAULA CORROTO ·16/01/2010 - 08:00h

GETTY IMAGES - Ronson en el estreno del filme en Londres.

La historia del reportaje novelado Los hombres que miraban fijamente a las cabras (Ediciones B) tiene un comienzo curioso. Su autor, Jon Ronson (Cardiff, 1967), nunca se había creído del todo el dogma que le habían enseñado sus padres: los políticos y los militares son personas sensatas y prudentes. Mucho menos desde que a finales de los noventa dio con Jim Channon, el militar que introdujo en el Ejército técnicas de la New Age. Después tuvieron que pasar tres años de telefonazos y viajes. La recompensa fue grata. Cuando el libro se publicó en Gran Bretaña en 2004 fue un éxito. Ahora, aprovechando el estreno de la adaptación al cine, aparece en castellano.

¿Qué es lo primero que pensó acerca de la personalidad de Jim Channon? ¿No le pareció un militar con unas ideas demasiado ingenuas?

Sí, creo Jim quizá fue bastante inocente. Como aparece en el libro, era un hippy, aunque actualmente es un militar del Ejército norteamericano bastante importante. En aquella época, era un guerrero, sólo que con la locura que da ser un guerrero hippy. Pero yo creo que no se equivocó con sus ideas.

El libro parece un disparate. ¿Por qué es tan hilarante? Es difícil de creer que aquellos ejercicios New Age fueran realmente practicados por el ejército.

La realidad es menos seria de lo que creemos. La realidad es más loca.

Sin embargo, en el libro también se muestra cómo las técnicas hippies derivaron en torturas como las practicadas en Guantánamo.

Esto tiene mucho que ver con cómo se desarrolla la naturaleza humana. Y esto es de lo más interesante del libro. En él se muestra lo que puede dar de sí el ser humano. Y se demuestra que puede ser bastante horrible. Pero, por otro lado, el texto también habla sobre una serie de ideas buenas que conmocionaron al mundo y que surgieron en los años sesenta, en California.

¿Cree que la Administración de Obama o la de otros países también utilizan estas técnicas?

No sé lo que está haciendo la administración de Obama. Y nunca encontré este tipo de prácticas en otros países. Creo que es algo que sólo concierne a EEUU. Y que sólo podía suceder en EEUU. Es todo demasiado lunático.

¿Por qué sólo podría suceder en EEUU?

Porque es un páis que está en la adolescencia, por eso hace estas cosas tan locas.

Su libro es una mezcla de reportaje periodístico y novela. ¿Qué pretendía?

Todo lo que cuento es verdad. Pero como escritor quería disfrutar, quería hacer un libro entretenido para el lector, que no fuera una sucesión de hechos, y eso es lo que intenté, sobre todo, en el primer capítulo. Está claro que no podía escribirlo como una novela, porque es todo verdad. Y por eso es no ficción.

¿No hay nada inventado?

Nada, nada. En la película sí que se han inventado cosas.

¿Y qué le ha parecido la adaptación protagonizada por Clooney?

Creo que es bastante divertida. Me gusta que se haga una comedia sobre la guerra de Irak. También le estoy bastante agradecido a George Clooney porque así mi libro ha llegado a España.

¿Este tipo de periodismo puede reflejar mejor la realidad que un artículo convencional?

Creo que sí. Este es un libro entretenido sobre Irak. Hasta entonces se habían textos mucho más serios sobre la guerra. Pero creo que iban dirigidos a lectores diferentes. Todos mis libros van sobre la guerra, pero a mí me gustan que sean divertidos.

El humor conmociona más que la seriedad.

Sí, exacto. En un libro de humor puedes ahondar mucho más en la naturaleza humana, en la gente, mientras que los libros serios se centran en los hechos. Y es mucho más fácil conmocionar cuando escribes sobre personas. Un libro que trata con humor algo que en realidad es terrorífico es mucho más potente . Y hace que lo terrorífico lo sea aún más.

¿Por qué apenas se habla ya de lo que está haciendo el ejército de EEUU en Afganistán o Irak?

La gente no está demasiado interesada ahora en esto. Supongo que porque se cree que Obama lo está haciendo bien. No tiene nada que ver con la percepción que la gente tenía del Ejército cuando Bush estaba en el poder. Y en aquella época también había muchos periodistas que estaban enfadados con Bush y Tony Blair. Creo que esa sensación de malestar se ha acabado.