Archivo de Público
Sábado, 16 de Enero de 2010

Rajoy intenta salir a flote de la guerra del agua

Murcia y Valencia presionan a Cospedal para salvar el trasvase del Tajo-Segura

M. J. G. ·16/01/2010 - 08:00h

M. J. G. - Tramo del trasvase Tajo-Segura.

En plenas navidades Mariano Rajoy se reunió con el presidente valenciano, Francisco Camps, el murciano, Ramón Luis Valcárcel, y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, para hablar de agua. Con la reforma del Estatuto de Castilla- La Mancha sobre la mesa, el líder conservador les conminó a dar con una solución para evitar otra brecha en el partido.

Camps y Valcárcel están satisfechos con que se haya eliminado del texto la fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura en 2015. Pero se oponen a la fórmula que se maneja para cerrar las negociaciones: incluir una reserva de 6.000 hectómetros cúbicos, igual que el aragonés en 2007.

Los conservadores creen que Cospedal teme que su gestión le pase factura

En el PP dicen que quien más pelea es Valcárcel. Y hay quien apunta que si no se tienen en cuenta sus peticiones, podría replantearse su candidatura para las autonómicas. Los que le rodean creen que son maledicencias para tratar de "ponerle nervioso" pero que está muy tranquilo. Siempre recuerda que cuando Rajoy fue a un mitin de los últimos comicios europeos afirmó que el PP iba a defender el Tajo-Segura y que se fía de ello.

Cortina de humo

Por otra parte, cuentan que a Camps la polémica le ha servido para desviar la atención del caso Gürtel. Algunos diputados valencianos piensan que su jefe tiene la posibilidad de "vengarse" por las presiones que la dirección nacional ejerció sobre él para relevar de sus cargos a Ricardo Costa, su mano derecha. Pero los que rodean a Rajoy afirman que "no está en las mejores condiciones para exigir nada".

Camps y Valcárcel se reúnen el martes para afianzar el frente común

Además, ahora Camps no cuenta con la colaboración del presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, hasta ahora uno de los principales arietes sobre esta materia. Éste aboga por el entendimiento. "Está pactista", dicen algunos compañeros criticando que desde la crisis del PP valenciano ha hecho buenas migas con Cospedal. Ripoll piensa que, a falta de un Plan Hidrológico Nacional, lo importante es dar con una salida de una vez por todas. Camps y Valcárcel se reunirán el próximo martes para abordar esta crisis y hacer frente común.

Cospedal, en la encrucijada

Por su parte, Cospedal sigue enfrentándose a su doble papel como secretaria general del partido y líder del PP de Castilla-La Mancha. En ese encuentro navideño algunos de los presentes la vieron "preocupada" e inquieta por el daño electoral que le puede acarrear no ser capaz de alcanzar el consenso. En la sede nacional reconocen el "lío" en el que están metidos y estudian las vías para desbloquear la situación incluso antes de que José Antonio Alonso y Soraya Sáenz de Santamaría, los portavoces parlamentarios de PSOE y PP, se vean las caras.

El PP ve más fácil el acuerdo si el PSOE no hace oposición con este recurso

Desde Murcia y Valencia insisten en que no "cederán un ápice". Pero la cúpula de dirección cree que la clave puede estar en una rebaja de la cifra manejada. Las dos comunidades del PP piden que se establezca en 2.000 hectómetros. Así no tendrían problemas para que sus diputados votaran el texto en el Congreso. "No sería ninguna cesión, simplemente plasmar por escrito lo que ya hay", cuenta un parlamentario. Sin embargo, el círculo de Cospedal piensa que se debería elevar al menos hasta los 4.000. Hay quien propone eliminar esta referencia o hacer una mención "genérica".

Otra vía es que Rajoy y Zapatero lo arreglen. Según fuentes del PP, el jefe de la oposición se habría comprometido a tratar el tema con el presidente. Algunos de los asistentes a la convocatoria navideña de Rajoy afirman que esta fue una de las propuestas barajadas. En el argumentario del PP Zapatero se ha convertido en el único culpable. Pero creen que si ordena a los líderes del PSOE valenciano y murciano, Jorge Alarte y Pedro Saura, que no utilicen el agua para hacer oposición, el acuerdo será más fácil.