Archivo de Público
Sábado, 16 de Enero de 2010

El pirómano Quique Flores

El entrenador atlético incendia el vestuario con sus terapias

H. J. ·16/01/2010 - 17:00h

H. J. -

"Tenéis que remontar la eliminatoria por la afición y por vosotros mismos". Las palabras de Quique, entrenador del Atlético, antes del choque del pasado jueves ante el Recreativo, fueron la terapia perfecta para que los rojiblancos lograrán la épica remontada (5-1) que les clasificó para los cuartos de final de la Copa. Quique apeló a la testosterona y a la necesidad de recuperar la autoestima y el orgullo para tocar la fibra de sus jugadores e incendiarles el ánimo. Tras el varapalo de la ida Quique llamó a la "profesionalidad" de sus jugadores y estos, que al principio vieron desproporcionadas las críticas de su técnico, le respondieron el jueves con un partido memorable que ya había apuntado en Valladolid.

Por eso Flores era ayer un hombre feliz. Sus duras palabras podrían haber dejado muy tocada su imagen en el vestuario, pero el técnico reconoce en privado "que era la única forma de revertir la dinámica negativa" por la que atravesaba el equipo. Sus continuas charlas supermotivaron a la plantilla y las duras sesiones de entrenamiento, algunas de ellas en condiciones climatológicas muy adversas, como si fueran fastidiosas maniobras militares ordenadas por un cabo chusquero, terminaron por hacer el resto.

Una victoria para la afición

"La afición siempre es fantástica con nosotros y no les podíamos defraudar", apunta aliviado Ujfalusi. El checo fue de los más afectados durante la semana anterior por su expulsión en Huelva, y el jueves se redimió. "Después de lo que ocurrió en la ida era muy importante para el equipo, y para mí, por mi error, sacar esto adelante", insistió el central. Y dio una de las claves de la victoria. "Cuando el Recreativo marcó y nos quedamos con 10 la afición nos dio el empujón definitivo", finalizó Ujfalusi. En la misma línea se pronunció Simao: "El equipo necesitaba un partido así para limpiar la imagen de Huelva y lo hemos conseguido. Esta afición se merece alegrías como la del jueves".

El otro héroe de la noche, Agüero, también destacó la importancia del triunfo. "Necesitábamos una victoria anímica como esta. Hoy no es nada fácil remontarle un 3-0 a nadie. Es jodidísimo y el equipo ha hecho bien las cosas para poder conseguirlo", dijo orgulloso el argentino. Ahora que parece que su futuro estará la próxima temporada lejos del Calderón, Agüero tiene claros sus planes a corto plazo. "Mi sueño ahora es conseguir un título con el Atlético. Podría ser la Copa... pero hay que ir poco a poco", concluyó el delantero.