Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

La visita del Papa a una sinagoga divide a los judíos italianos

Reuters ·15/01/2010 - 18:17h

La comunidad judía italiana se ha visto profundamente dividida, dos días antes de que el papa Benedicto XVI visite por primera vez la sinagoga de Roma, con al menos un importante rabino y un superviviente del Holocausto anunciando un boicot.

La disputa gira en torno a la decisión del pontífice el mes pasado de impulsar el proceso de convertir en santo al ex papa Pío XII.

Muchos judíos acusan a Pío XII de no haber hecho lo suficiente para ayudar a judíos perseguidos por la Alemania nazi, postura que el Vaticano rechaza.

El rabino Giuseppe Laras, que preside la asamblea de rabinos de Italia, anunció que no asistirá a la visita del domingo para protestar por lo que definió como una serie de acciones del Vaticano que faltan al respeto a los judíos.

"El Papa sabía perfectamente bien que varias semanas más tarde visitaría la sinagoga y sabía lo sensibles que somos sobre el tema de Pío XII. ¿No habría sido oportuno retrasar (la decisión) unos pocos meses?", preguntó Laras, según el periódico de Milán Il Giornale.

Algunos judíos han acusado al ex líder religioso que presidió la Iglesia Católica entre 1939 y 1958 de ignorar el Holocausto.

El Vaticano sostiene que Pío XII no guardó silencio sobre el tema, sino que trabajó entre bambalinas, porque una intervención pública habría empeorado la situación tanto para judíos como para católicos, en un momento de la guerra en el Europa estaba bajo el dominio de Hitler.

Larass, ex rabino jefe de Milán, dijo que la comunidad judía aún está molesta por la decisión del Pontífice de comenzar el proceso de rehabilitación del obispo tradicionalista Richard Williamson, que negó el alcance del Holocausto.

Además, varios grupos de judíos reaccionaron molestos el mes pasado cuando Benedicto XVI aprobó un decreto que reconoce las "heroicas virtudes" de Pío XII.

Las dos etapas restantes para que Pío XII alcance la santidad son la beatificación y la canonización, algo que podría tardar varios años. Sin embargo, grupos judíos habían pedido congelar el proceso hasta que se pudieran examinar más documentos del Vaticano. Pullella