Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

El jefe de la oficina política de Hamás dice que sólo queda la última etapa para la reconciliación palestina

EFE ·15/01/2010 - 18:24h

EFE - El jefe de la oficina política de Hamás, Jaled Meshal, (i), y el diputado Mohamad Raad, jefe del grupo parlamentario de Hizbulá, en el Foro Árabe-Internacional de Apoyo a la Resistencia, en Beirut este viernes.

El jefe de la oficina política del movimiento palestino Hamás, Jaled Meshal, aseguró hoy en Líbano que "solo queda la última etapa" para alcanzar la reconciliación palestina.

Tras reunirse con el primer ministro libanés, Saad Hariri, Meshal insistió en que "los palestinos no pueden permanecer en el estado de división en el que se encuentran".

El Cairo elaboró un documento para que fuera firmado por las distintas facciones palestinas, pero que finalmente sólo rubricó Al Fatah, grupo que controla la Autoridad Nacional Palestina.

Hamás se negó a aceptar el texto aduciendo que se habían introducido cambios que no habían sido pactados.

Meshal se encuentra hoy en el Líbano dentro de una gira destinada a tratar la situación interpalestina, regional y de los refugiados.

Meshal, que viajó acompañado por una delegación de su grupo, se entrevistó también con el presidente libanés, Michel Suleiman, y tiene previsto reunirse con otros dirigentes libaneses.

En una rueda de prensa, el líder de Hamas afirmó que la gira en la que se ha embarcado tiene dos objetivos.

El primero, informar a las autoridades sobre "la situación palestina, la coyuntura interna, las reconciliaciones y la situación del conflicto árabe-israelí" y, el segundo, discutir cuestiones sobre la situación de los palestinos en Líbano.

En este sentido describió las conversaciones como "transparentes" y agregó que proseguirá su coordinación con el Estado libanés para "lograr acuerdos que beneficien a todos".

Asimismo, reiteró que la presencia de los alrededor de 400.000 refugiados palestinos en el Líbano, según cifras de la ONU, es "provisional" y comentó que también había tratado la cuestión de la presencia de armas tanto fuera como dentro de los campamentos palestinos.

En los campos de refugiados la seguridad interna está controlada por las propias facciones palestinas, fuera de la jurisdicción libanesa.