Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Nadal espera empezar 2010 tan bien como el año pasado

Reuters ·15/01/2010 - 15:58h

Hace un año, el tenista Rafael Nadal entró relajado en la sala principal de ruedas de prensa en Melbourne Park ante los medios de comunicación reunidos.

"Hola, chicos", dijo el español de 22 años con una sonrisa radiante. "Bienvenidos. ¿Habéis tenido un buen descanso?", agregó.

Dos semanas después, el español se desplomó en la pista del Rod Laver Arena tras un agotador partido a cinco sets ante Roger Federer, consiguiendo su primer título en el Abierto de Australia y el sexto título del Grand Slam de su carrera.

El título de Nadal como mejor jugador del mundo había sido aprobado por el suizo, que parecía ver amenazado su largo dominio.

Menos de cinco meses más tarde, ese aire de invencibilidad desapareció y lo que había conseguido Nadal se desvaneció.

Primero, un tenaz Robin Söderling terminó en junio con los cuatro años dominio de Nadal en el Roland Garros. Después, el dolor en sus rodillas le obligó a decir basta y pasó más de dos meses fuera de las pistas.

El mallorquín no pudo defender su título en Wimbledon, que Federer recuperó un año después de que ambos se enfrentaran en un mítico partido que muchos definieron como una de las grandes finales del Grand Slam de todos los tiempos.

Cuando regresó al circuito en la temporada de pista dura de Norteamérica, Nadal se esforzó para volver a su nivel y llegó a cuartos de final en Montreal y a semifinales en Cincinnati, lo que sugería que podía recuperar su mejor forma a tiempo para el Abierto de Estados Unidos.

Sin embargo, el argentino Juan Martín del Potro le derrotó en las semifinales de Flushing Meadows por 6-2, 6-2 y 6-2.

Luego Nadal no pudo añadir más títulos a los 36 que ha conseguido en su carrera, a pesar de llegar a rondas avanzadas en los torneos que quedaban.

La temporada de Nadal terminó con tres derrotas en la fase de grupos de la Copa de Maestros de Londres y admitió que necesitaba un tiempo para recargar sus energías y recuperar la confianza.

VICTORIA EN LA DAVIS

Esa confianza pudo haber recibido un impulso cuando ayudó al equipo español a ganar la Copa Davis ante República Checa a principios de diciembre.

Tras una breve pausa, Nadal llegó a la final del Abierto de Qatar en Doha a principios de este mes, perdiendo ante el ruso Nikolay Davydenko. Una derrota inquietante que extendió con su mala racha ante jugadores situados entre los 10 mejores del mundo desde su regreso.

Nadal ha ganado sólo uno de los encuentros ante jugadores ubicados entre los 10 mejores y los expertos dudan que pueda recuperar a tiempo la confianza y el nivel para defender el título del Abierto de Australia.

"No estoy diciendo que voy a ganar el torneo", dijo Nadal al diario británico The Guardian en el torneo de Qatar.

"Tienes que ver las condiciones. Estoy listo para ganar el torneo, pero nunca voy a decir que voy a ganar. Lo único que puedo decir es que estoy jugando lo suficientemente bien como para tener un resultado positivo", añadió.

Una forma de determinar pronto si le irá bien podría ser otro alegre saludo a los medios de comunicación en Melbourne Park.