Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Dos independentistas gallegos, encarcelados por delitos de terrorismo

EFE ·15/01/2010 - 15:43h

EFE - Edificio de la Audiencia Nacional de Madrid. EFE/Archivo

Los dos jóvenes independentistas gallegos, uno de ellos menor de edad, que fueron detenidos ayer en un control policial cuando llevaban un artefacto incendiario de fabricación casera, han ingresado hoy en prisión uno y en un centro de menores en régimen cerrado el otro, por delitos de terrorismo.

Fuentes jurídicas han señalado que el titular del Juzgado Central de instrucción número 4 de la Audiencia Nacional Fernando Andreu -que se encuentra de guardia esta semana- y el Juez Central de Menores de este tribunal, José Luis de Castro, han adoptado sendas decisiones a instancias de la fiscal Blanca Rodríguez y tras tomar declaración a los jóvenes esta mañana.

Los magistrados imputan a los dos detenidos los delitos de transporte de artefacto incendiario en relación con uno de terrorismo, aunque no les acusan de pertenecer a ninguna organización terrorista.

En su declaración policial, según han dicho las fuentes consultadas, el joven mayor de edad, Óscar Sánchez Blanco, manifestó que cuando fueron detenidos se dirigían de Vigo a Pontevedra con la intención de colocar el artefacto en una subestación eléctrica, y detalló que él sólo se encargaba del transporte y su compañero era el que iba a colocar la bomba.

Los arrestos se produjeron sobre las tres de la madrugada de ayer en un control policial preventivo de los establecidos con motivo de la presidencia española de la Unión Europea con el fin de evitar y detectar posibles actos terroristas.

Según informó la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, los dos jóvenes, vinculados al entorno del movimiento de resistencia gallega, fueron interceptados cuando circulaban en un vehículo Peugeot 206 en dirección a la ciudad de Pontevedra.

En su interior se localizó un artefacto explosivo de características similares a los utilizados en anteriores atentados por independentistas gallegos, compuesto de una garrafa de unos cinco litros de gasolina y una docena de petardos con una mecha, seis botellas de cámping-gas y un cóctel molotov, así como una bandera independentista.

La investigación está pendiente de varios registros domiciliarios.