Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

No hallan relación entre brote de gripe de 1957 y esquizofrenia

Reuters ·15/01/2010 - 14:54h

Un análisis de estudios efectuados en Europa, Australia, Japón y Estados Unidos no reveló un aumento más allá del normal del riesgo de esquizofrenia en las personas que nacieron a los nueve meses de la pandemia de influenza de 1957.

Los resultados, publicados en Schizophrenia Bulletin, no coinciden con los de estudios previos, que habían asociado la misma pandemia con un aumento de la enfermedad mental.

Se desconocen las causas de la esquizofrenia, que es un trastorno debido a la alteración del desarrollo cerebral y se la atribuye a una combinación de la genética y el ambiente.

Entre los factores ambientales estaría la exposición fetal a una infección materna en el embarazo; el virus de la influenza puede ser uno de los disparadores.

La primera evidencia surge de un estudio realizado en Finlandia en 1988 que halló un aumento de la tasa de esquizofrenia en las personas en gestación durante la pandemia de influenza asiática de 1957-58, en la que murieron 2 millones de seres humanos en el mundo.

Desde entonces, los estudios llegaron a distintas conclusiones. Algunos pequeños usaron muestras de sangre maternas para medir la exposición a la gripe en el embarazo, lo que respaldó la asociación identificada.

Una teoría es que las sustancias inflamatorias que se liberan en la sangre materna ante la infección cruzarían la placenta y alterarían el desarrollo cerebral fetal de un modo que el niño sea más vulnerable a desarrollar esquizofrenia más adelante.

Pero los nuevos resultados "no respaldan esa hipótesis", informó el equipo del doctor Jean-Paul Selten, del Centro Médico de la Universidad de Utrecht, en Holanda.

Los resultados surgen de 11 estudios internacionales que compararon las tasas de esquizofrenia de personas gestadas durante la pandemia de 1957-58 con las de otras nacidas unos años antes y después de ese brote de influenza.

El equipo analizó dos estudios sobre embarazadas que habían tenido gripe en esa época.

Los autores no hallaron un aumento del riesgo de esquizofrenia en las personas gestadas durante la pandemia, cualquiera sea el trimestre de embarazo que vivían sus madres en ese momento.

Según el equipo, el estudio original en Finlandia utilizó un "método estadístico incorrecto" para sus conclusiones. La nueva revisión no reveló un aumento del riesgo de esquizofrenia.

"Las pruebas que respaldan la hipótesis de la influenza materna son insuficientes", afirmaron los investigadores.

FUENTE: Schizophrenia Bulletin, online 3 de diciembre del 2009