Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Premian la versión inglesa de "El hijo del acordeonista", de Bernardo Atxaga

EFE ·15/01/2010 - 14:26h

EFE - El Premio Nacional de Literatura, Bernardo Atxaga. EFE/Archivo

La novela "El hijo del acordeonista", del escritor vasco Bernardo Atxaga, acaba de ganar el premio a la mejor traducción del "Times Literary Supplement", una distinción que se suma a otros galardones conseguidos por esta obra en el extranjero, como el Mondello y el Grinzane Cavour, ambos de 2008.

Según informa hoy la editorial Alfaguara, el diario "Times" acaba de hacer públicos los premios que el citado suplemento literario otorga cada año a las mejores traducciones a lengua inglesa y, entre los ganadores de 2009, figura Margaret Jull Costa, por su versión de "El hijo del acordeonista", publicada en el Reino Unido bajo el título "The Accordionist's Son".

Esta obra, una de las más personales de Atxaga, obtuvo el Premio de la Crítica en lengua vasca concedido por la Asociación Española de Críticos Literarios, y su traducción al castellano, realizada por el propio Atxaga y por su mujer, Asun Garikano, fue seleccionada para el Premio Nacional de Narrativa de 2004, un galardón que el escritor ya había ganado en 1989 con "Obabakoak".

En "El hijo del acordeonista" Bernardo Atxaga regresa a Obaba, ese territorio imaginario en el que el escritor ha situado varias de sus novelas y que le ha servido para reflejar el presente y el pasado del País Vasco.

Ese retorno tiene "sabor a despedida, ya que en esta ocasión Atxaga vuelve para no regresar jamás, para narrar la desintegración del mundo de Obaba y para que en esta novela confluyan todos los rasgos principales de su estilo", se afirma en la nota de Alfaguara.

Protagonizada por David, hijo de un acordeonista, y por su íntimo amigo Joseba, la novela cuenta la historia de dos amigos rescatados de sus propios infiernos y sitúa desde el principio al lector en dos de los escenarios esenciales de la misma: Obaba, la localidad natal de David, y el rancho de California, donde murió.

Esa relación le sirve a Atxaga para retratar la posguerra y el final del franquismo, pero también para retroceder hasta la época de la República, "sin olvidar los crudos años de la guerra civil".

La obra de Bernardo Atxaga está traducida a más de veinte idiomas y el interés por ella no deja de crecer.

En los últimos meses se han puesto en marcha numerosas traducciones de "Siete casas en Francia", de "Obabakoak" y de otras obras como "El hijo del acordeonista" o "El hombre solo".