Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Los obesos "vagos" sufren discriminación en el trabajo

Reuters ·15/01/2010 - 13:23h

Las personas con sobrepeso no son contratados y no se cuenta con ellos para la promoción porque los empresarios piensan que son vagos, según una organización británica de pérdida de peso.

Quienes tienen mucho sobrepeso tienen dos veces más posibilidades de ganar un salario bajo, cuatro veces más de sufrir acoso, o 'bullying', por su peso y seis veces más de posibilidades de pensar que su aspecto les ha hecho perder un ascenso, dijo Slimming World en un comunicado en su web.

La directora de nutrición e investigación de Slimming World, Jacquie Lavin, dijo que esta encuesta era uno de los indicadores más claros hasta ahora de la escala de la discriminación por obesidad en el puesto de trabajo.

"Es deplorable que sólo el 16 por ciento de las personas que están obesas se sienten apoyadas por sus colegas de trabajo en sus esfuerzos por perder peso y es decepcionante que uno de cada cuatro diga que han sufrido comentarios negativos sobre su peso mientras trabajaban", dijo.

Más de 2.000 adultos británicos de más de 18 años fueron encuestados por la empresa YouGov para este estudio de Slimming World. De ellos, 227 eran empleadores.

Los encuestados tuvieron que comentar sus actitudes hacia la obesidad en el puesto de trabajo. Sus respuestas fueron cotejadas con su tamaño, calculado en base al Índice de Masa Corporal (IMC), que relaciona altura y peso.

El sondeo halló que las personas con el índice más elevado (más de 40) tenían cuatro veces más posibilidades de "nunca" sentirse seguros y dos veces más posibilidades de temer presentarse a una solicitud de trabajo.

Los empleadores varones eran particularmente reacios a contratar a alguien con sobrepeso. Uno de cada cuatro encuestados entre los jefes varones dijeron que rechazarían a un posible candidato por su peso y uno de cada 10 admitió haberlo hecho en alguna ocasión.

Slimming World subrayó el caso de su Hombre del Año, Roberto Enrieu, que perdió su trabajo de consultor de tecnología de la información.

"Mi confianza quedó hecha pedazos y como persona con mucho sobrepeso en busca de trabajo, me enfrenté con gran cantidad de prejuicios", dijo en el comunicado este mes.

Enrieu perdió posteriormente 159 kg en un régimen y luego se convirtió en instructor de natación.