Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Test simple podría reducir muertes por cáncer en naciones pobres

Reuters ·15/01/2010 - 13:02h

Un enfoque simple que emplea un test que cuesta apenas 2 dólares podría ayudar a los médicos a prevenir cada año 100.000 muertes por cáncer de cuello de útero entre mujeres que viven en los países más pobres, informaron el viernes científicos británicos.

El cáncer cervical o de cuello de útero es una de las principales causas de muerte por tumores entre las mujeres de las naciones en desarrollo, donde las mayores barreras para combatir la enfermedad son la mala infraestructura de salud y los elevados costos de los controles y vacunas.

Pero investigadores británicos dijeron que la respuesta podría estar en la inspección visual con ácido acético (VIA), que cuesta mucho menos que los 9 dólares de las pruebas de laboratorio del virus del papiloma humano (VPH) o células cervicales comúnmente usadas en los países desarrollados.

Alrededor de 300.000 mujeres mueren anualmente en todo el mundo debido al cáncer cervical y hasta el 85 por ciento de esas muertes ocurre en naciones en desarrollo.

"VIA es una herramienta efectiva y viable para controlar las lesiones precancerosas del cérvix (cuello del útero) en las mujeres de países de escasos recursos", dijo David McGregor, del University College de Londres, quien dirigió el estudio.

"Junto con medidas de tratamiento simples, VIA potencialmente podría reducir un tercio estas muertes por cáncer, lo que implica casi 100.000 mujeres salvadas cada año", añadió.

VIA es un test simple en el que una dosis muy pequeña de solución de ácido acético se aplica en el cérvix para detectar lesiones precancerosas. Un resultado positivo puede tratarse de inmediato.

Esto es conocido como el enfoque "mirar y tratar" y los expertos consideran que puede funcionar bien en pequeñas clínicas sin equipamiento y laboratorios avanzados.

Los laboratorios Merck & Co y GlaxoSmithKline fabrican las vacunas Gardasil y Cervarix, respectivamente, las cuales protegen contra una serie de cepas del VPH, la enfermedad de transmisión sexual más común del mundo y la principal causa del cáncer de cuello de útero.

Pero a diferencia de las naciones desarrolladas, donde los programas de control cervical son rutinarios y los de vacunación contra el VPH están en aumento, el acceso a las pruebas e inmunizaciones es limitado en muchos países de Africa, Asia y Sudamérica.

El estudio, publicado en la revista Obstetrician & Gynaecologist, indicó que investigaciones en zonas rurales y comunidades aisladas había demostrado que VIA es un sistema preciso y aceptable para las mujeres, y que disminuye las tasas de muerte por el cáncer.

No obstante, los autores señalaron que la toma de conciencia sobre los programas de control, para asegurar una mayor adherencia entre la población, también es un desafío importante.