Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

El fiscal mantiene 8 años para Muñoa por colaborar con ETA en el atentado de Zumárraga

EFE ·15/01/2010 - 12:24h

EFE - La presunta etarra Aloña Muñoa, alias "Enma", durante el juicio en la Audiencia Nacional. EFE/Archivo

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha elevado a definitiva su petición de ochos años de prisión para la presunta etarra Aloña Muñoa, alias "Enma", por colaborar con el comando "Ttotto" de ETA que en febrero de 2001 colocó un artefacto explosivo en un centro de menores de Zumárraga (Guipúzcoa).

Así lo ha anunciado durante la segunda y última sesión del juicio el fiscal Pedro Martínez, para quien el comando, integrado por los etarras José Antonio Guridi Lasa ("Xabi"), Asier Arzalluz ("Santi") y Aitor Aguirrebarrena ("Peio") -condenados los dos primeros por el atentado-, encargó a la acusada que tras colocar la bomba recogiera al primero de ellos, que era su pareja sentimental.

Antes de realizar el atentado, cuya fecha prevista era el 22 de febrero, Guridi Lasa reunió información, prosigue el fiscal, sobre el centro de menores y sustrajo, con sus dos compañeros, un vehículo en Vergara (Guipúzcoa) y "se dedicó a fabricar los ocho artefactos explosivos" que iban a ser colocados en el centro, compuestos de dinamita.

Seguidamente, Guridi Lasa colocó el explosivo en el vehículo robado y, junto con Arzalluz, esperó en las inmediaciones del centro a que pasara el coche en el que viajaban los relevos de los vigilantes jurados del edificio de menores.

Al llegar éstos, Guridi se dirigió a uno de ellos con un arma y le intimidó para que saliese del coche, para después, con Arzalluz, reducir al otro vigilante, al que encerraron en el vehículo.

Tras colocar en el interior del centro los artefactos, los tres miembros del comando introdujeron a los dos guardias en los maleteros del coche que habían robado y del que los vigilantes conducían, que dejaron abandonados en un cruce de caminos y se fueron a Ordicia (Guipúzcoa), donde se separaron.

En el centro de esa localidad, la acusada esperaba a Guridi Lasa ya que el comando la encargó que lo recogiera y se ocupará de su seguridad, así como de "hacerle desaparecer y ocultar el material que este portaba" en tres mochilas, en las que llevaba, entre otros objetos, varias granadas, un subfusil, un fusil y munición, esposas y varias pistolas.

El fiscal recuerda que el etarra fue detenido pasada la medianoche del 23 de febrero de 2001 en Ordicia como consecuencia del dispositivo policial establecido por la Ertzaintza para localizar a los autores del atentado en el centro de menores, y cuando éste se dirigía al coche en el que le esperaba Muñoa, que logró darse a la fuga

Los agentes también registraron el piso que compartía el etarra con la acusada en la localidad guipuzcoana de Segura, donde se incautaron de varias matrículas falsas, anagramas de ETA y material para la fabricación de explosivos.

El fiscal considera a Aloña Muñoa autora de un delito de colaboración con organización terrorista y además de los ocho años de cárcel, ha mantenido su petición de que se le imponga una multa de 5.400 euros y 15 años de inhabilitación absoluta.