Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Estados Unidos redobla los esfuerzos por acudir en ayuda de Haití

EFE ·15/01/2010 - 05:48h

EFE - Varias personas permanecen reunidas frente a los escombros del Palacio Nacional en Puerto Príncipe (Haití).

Estados Unidos acelerará hoy sus esfuerzos por socorrer a Haití con la mira puesta en la recolección de fondos del sector privado dirigida por los ex presidentes George W. Bush y Bill Clinton.

Esos fondos se sumarán a los 100 millones de dólares en ayuda humanitaria prometidos por el presidente Barack Obama, los cuales aumentarán después para atender la reconstrucción de ese país devastado por el terremoto del martes pasado.

En una comparecencia en la Casa Blanca junto a la secretaria de Estado Hillary Clinton y el vicepresidente Joe Biden, el mandatario dijo el jueves que EE.UU. ha puesto en marcha en Haití "uno de los mayores esfuerzos de asistencia humanitaria" de su reciente historia en Haití.

Además, ordenó a los encargados de los organismos de coordinación que hagan de la ayuda a Haití "una de sus mayores prioridades".

Obama habló en momentos en que continuaban llegando a Haití equipos civiles de respuesta al desastre y organizaciones de beneficiencia y religiosas reunían fondos, alimentos y medicinas de emergencia.

En el marco de los esfuerzos, Obama pidió la participación de los ex presidentes George W. Bush y Bill Clinton para que encabecen las tareas de rescate y reconstrucción.

En un comunicado, Clinton y Bush dijeron que aceptaban "complacidos" la solicitud de "liderar los esfuerzos de recaudación de fondos del sector privado" para las tareas de reconstrucción.

"En los próximos días y semanas, señalaremos las muchas formas en que los ciudadanos y empresas estadounidenses pueden ayudar para responder a las urgentes necesidades del pueblo haitiano", indicaron en un comunicado.

Pero la asistencia estadounidense no se ha limitado sólo a la ayuda humanitaria, tanto del Gobierno como del sector civil.

El jueves, la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, anunció que como consecuencia del terremoto el Gobierno había suspendido "por el momento" la deportación de haitianos que residen ilegamente en el país.

Paralelamente, fuentes del Gobierno de Estados Unidos dijeron que la administración considera la posibilidad de otorgar a muchos de esos haitianos el Estatus de Protección Temporal (TPS, por su sigla en inglés).

El TPS es un beneficio que concede el Gobierno de Washington por tiempo limitado a personas que huyen de conflictos armados y desastres naturales, y ya lo ha hecho en el caso de varios países centroamericanos afectados por huracanes y temblores.

En 2007, los haitianos enviaron cerca de 1.830 millones de dólares en remesas a su país, la mayor parte desde Estados Unidos.

Esas remesas constituyen cerca del 35 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de Haití, según el Banco Interamericano de Desarrollo.