Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

'Amerrika', tierra de prejuicios y palestinos

Cherien Dabis monta una película sobre los problemas de integración de los inmigrantes árabes en EEUU

SARA BRITO ·15/01/2010 - 08:30h

Una secuencia de Amerrika, en el fast-food donde consigue trabajo la protagonista.

Cuando la Guerra del Golfo estalló en 1990, un grupo de investigadores del FBI llegó al instituto donde iba a clases la ahora directora Cherien Dabis. Los sabuesos debían investigar los rumores que apuntaban a que su hermana de 16 años tenía intenciones de matar al presidente de EEUU (George Bush por aquel entonces). En la misma época, la consulta médica de su padre dejó de recibir visitas y a su casa empezaron a llegar sobres con amenazas de muerte.

¿Tenía todo esto que ver con que la familia Dabis fuera de origen palestino-jordano? "Vivíamos en un pequeño pueblo de Illinois, cuando estalló la guerra mi familia lo pasó muy mal, mucho peor que lo que sale en mi película", confiesa.

El filme del que habla es Amerrika, que se estrena hoy. En su ópera prima, Dabis narra la historia de Muna y su hijo adolescente, Fadi,que emigran desde su natalCisjordania, donde la vida cotidiana se ve cercenada por el asedio israelí, a un pequeño pueblo de EEUU. Allí intentarán hacerse un hueco en la tierra de las oportunidades.

En tono de comedia ligera, y bajo los códigos de un realismo íntimo crecido en el signo del indie americano, la directora pone sobre la mesa los prejuicios a los que se tienen que enfrentar los recién llegados. Dice Dabis que se fijó enCassavetes y en Altman para su filme, si bien su mirada es bastante más edulcorada que la de estos directores. "Hay más oportunidades para la verdad en la ficción que en el documental", sostiene.

"Empecé a escribir el guión tras la segunda invasión de Irak por EEUU en 2003 y quise reflejar cómo todos esos acontecimientos repercutían en la convivencia diaria de los habitantes árabes en América", destacó la cineasta, y precisó que, "tras el 11-S, el racismo estaba casi institucionalizado en EEUU mediante leyes como la Patriot Act".

Dabis, nacida en Nebraska hace 33 años, quería reflejar las distintas actitudes ante la inmigración: "La ignorancia y la discriminación en la sociedad receptora, pero también la nostalgia por el hogar que los árabes dejan atrás y la esperanza por encontrar un sentido de pertenencia en el nuevo país", comentó.

La jugada le ha salido redonda. Amerrika se presentó en Sundance y en Cannes, en cuya última edición ganó el premio Fipresci de la sección paralela Quincena de Realizadores. Además, la directora fue incluida en 2009 en la influyente lista que confecciona Variety cada año con los diez nuevos directores a los que seguir la pista.

Ahora prepara el reverso de Amerrika. Su próximo filme hará el viaje inverso: una joven estadounidense de origen jordano viaja a Amman para que su familia conozca a su prometido. El muro de prejuicios se repite.

Dabis, que reconoce que cada vez que viaja a Oriente Próximo pierde las esperanzas sobre la resolución del conflicto árabe-israelí, sabe que EEUU tiene parte de la solución en sus manos. "No creo que se resuelva mientras viva, pero sí he notado que en EEUU ha habido un cambio de actitud hacia la causa palestina". ¿Suficiente?"Por algo se empieza", y resopla, agobiada.