Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

El mundo se moviliza en una carrera contrarreloj

Obama destina 100 millones de dólares y envía a 7.700 soldados

ISABEL PIQUER ·15/01/2010 - 01:00h

Una haitiana grita de dolor mientras los médicos tratan de curarla en un hospital de campaña. - EFE

Barack Obama ha destinado una primera partida de 100 millones de dólares para apoyar los esfuerzos humanitario en Haití tras el terremoto, ayuda que podría incrementarse si lo exigen las circunstancias. "No vamos a olvidaros, no vamos a abandonaros, Estados Unidos está con vosotros. El mundo está con vosotros", afirmó el presidente.

Washington ha desplegado todo el poderío de su logística. Ha establecido un puente aéreo para distribuir material de primera necesidad. "Vamos a mandar a más equipo de salvamento. Más comida y más agua. Es lo que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte", añadió Obama.

Obama aseguró que la prioridad de su Gobierno era la seguridad de los cerca de 45.000 estadounidenses de la isla siniestrada; algunos de ellos, heridos, ya han fueron trasladados el miércoles a la base naval de Guantánamo.

El Pentágono ha enviado a 3.500 soldados y 2.200 marines, en una movilización militar humanitaria sin precedentes que incluye el portaaviones Carl Vinson y la poderosa 82ª División Aerotransportada

Además de EEUU, la UE, España, Alemania, Islandia e Irán, entre otros, comprometieron millones en ayuda. El Banco Mundial dijo que proporcionará otros 100 millones de dólares y canceló, junto al FMI, 1.200 millones de la deuda exterior haitiana.

Lucha contra el tiempo

Las ONG del mundo entero habían entrado en acción para tratar de vencer al reloj y llegar a Haití a tiempo de salvar las miles de vidas en peligro. Las posibilidades de hallar supervivientes caen en picado tras las primeras 48 horas y la movilización humanitaria internacional lucha contra el tiempo.

Un equipo de la ONG española Bomberos Unidos sin Fronteras, con ocho sanitarios y bomberos, fue de los primeros en llegar por carretera a Puerto Príncipe. A las once de la mañana, sus tres perros adiestrados ya rastreaban supervivientes en la montaña de escombros a la que ha quedado reducida la ciudad.

También la Unidad de Rescate Canina de la Protección Civil de Getafe (Madrid) intentaba llegar a la zona del siniestro. Allí, "los servicios de emergencia están desbordados y muchos de los cuerpos han sido recuperados por sus seres queridos. Utilizan lo que pueden: palas, picos o sus propios brazos", explica Rezene Tesfamariam, director de PLAN Haití, que estima que hay más de un millón de niños afectados.

Aterrizaje "a ojo"

Los aviones aterrizaban "a ojo" en el aeropuerto de Puerto Príncipe, cuya torre de control se vino abajo. Uno de los aviones que pudieron tomar tierra fue el de Unicef, cargado con suero de hidratación, pastillas purificadoras de agua y tiendas de campaña.

Otro aparato de Médicos Sin Fronteras consiguió también aterrizar con 25 toneladas de ayuda. Seis vuelos más están preparados para partir con un hospital de campaña con dos salas de operaciones.

El primer avión de la Cruz Roja partió con 40 toneladas de material médico y 3.000 bolsas para cadáveres, pues las montañas de cuerpos sin vida en las calles amenazan con desencadenar epidemias. La Cruz Roja ha pedido 6,8 millones de euros para prestar asistencia a 5.000 familias.

BBVA ha abierto la cuenta Afectados Terremoto Haití (0182 2370 45 0201520255) y ha aportado un millón de euros. Los donativos los gestionarán Cruz Roja y MSF.