Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Un águila franquista en la Eurocámara

Un ejemplar de Constitución con el águila, cedido por Trillo,  se exhibe en un pasillo de institución

DANIEL BASTEIRO ·15/01/2010 - 05:00h

La imagen del franquismo y su lema, grabado a fuego en la historia de España durante casi 40 años de dictadura, son la imagen de la España democrática expuesta con honores en el Parlamento Europeo. En la tercera planta de la sede de la institución en Bruselas, un cruce de caminos estratégico de la institución, se exhibe desde 2001 un ejemplar de la Constitución española que incorpora el águila de San Juan, presente en la bandera de la España franquista, y el lema nacionalista "una, grande y libre". El ejemplar de la Constitución corresponde, según fuentes parlamentarias, a la primera edición de la Carta Magna. La presencia de la simbología franquista se explica porque no fue hasta varios años después de 1978 cuando se promulgaron las leyes que modificaron definitivamente los símbolos del Estado. Entre ellos, la bandera actual, que data de 1981.

El ejemplar de la Constitución lo cedió Trillo cuando presidía el Congreso

Ofensa

Ayer, Oriol Junqueras, eurodiputado de ERC, escribió una carta a la Mesa de la Eurocámara para pedir que se retire. La presencia del águila y lemas fascistas es "ofensiva para los visitantes del Parlamento que conocen las atrocidades del franquismo", según Junqueras, "pero además daña la imagen de la institución y da cobertura a quienes propugnan regímenes autoritarios".

Este ejemplar de la Constitución fue cedido en 1998 por el Congreso de los Diputados, que entonces presidía Federico Trillo, y forma parte de una exposición inaugurada en 2001. El PSOE en la Eurocámara se ha sumado a la iniciativa de Junqueras, al igual que otros diputados españoles de grupos minoritarios, como ICV-Verds o CiU. La diputada María Muñiz anunció además que la delegación socialista europea pedirá a José Bono, actual presidente de la Cámara Baja, que envíe otro ejemplar "que contenga los símbolos constitucionales de la España democrática".

El cambio en los símbolos del Estado se demoró hasta 1981

Funcionarios y diputados confiesan que el ejemplar pasa a menudo inadvertido a los cientos de visitantes que recorren los amplios pasillos de la casa. Sin embargo, el folleto original de la exposición, visto por Público, muestra también un gran águila franquista. En el resto de páginas, se ven desde obras de arte a mobiliario de gala de los diferentes parlamentos.