Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Obama impone una tasa a la banca para pagar el coste de sus errores

Quiere recuperar los 63.000 millones de euros que ha supuesto al Estado el rescate de los bancos

ISABEL PIQUER ·15/01/2010 - 00:45h

Obama se rodeó de todos sus asesores para anunciar el impuesto a la banca. - AP

Quien la hace, la paga. Es lo único que le faltó decir ayer a Barack Obama cuando confirmó la creación de un impuesto especial para los mayores bancos del país. Se llama el Impuesto de Responsabilidad de la Crisis Financiera. Más claro, imposible. Su pretensión es recuperar hasta el último centavo invertido por el Estado para salvar a la banca.

"Queremos nuestro dinero y lo vamos a recuperar", sentenció el presidente de EEUU algo más airado que de costumbre. El presidente, rodeado de sus asesores económicos (incluido el secretario del Tesoro, Timothy Geithner), denunció "las primas obscenas" de los grandes bancos y arremetió duramente contra Wall Street: "Si vuelven a estar en forma para pagar nuevos bonus, también lo están para devolver el dinero de los contribuyentes", dijo Obama. Y añadió que su determinación aumenta cada vez que ve los bonos que pagan a los ejecutivos y las "enormes" ganancias que presentan.

Obama: "Si tienen dinero para bonus, también lo tendrán para pagar la tasa"

El impuesto afectará a las cincuenta principales instituciones financieras del país (entre las que no están Freddie Mac ni Fannie Mae, pese al grancoste que han supuesto al Estado) y se aplicará sobre el tamaño de sus activos. Con esta tasa se espera recaudar 90.000 millones de dólares (63.000 millones de euros) en diez años.

Obama se mostró muy disgustado con los intentos de la banca de frenar este impuesto cuando señaló: "En vez de pagar a abogados y a lobbys para luchar contra el nuevo impuesto, (los bancos) deberían asumir sus responsabilidades" en la crisis.

Y es que la medida ha sentado muy mal en el sector financiero, que ya ha dejado claro que si sale adelante, acabarán pagando los consumidores. Scott Talbot, representante de los grandes bancos, criticó ayer que este impuesto penalice tanto a las entidades salvadas como a las que no necesitaron ayudas y advirtió de que "reducirá la disponibilidad de crédito y limitará la recuperación económica".

Los bancos han advertido de que lo acabarán pagando los clientes

El presidente de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, aseveró que "utilizar la política fiscal para castigar a la gente es una mala idea" y añadió que probablemente los clientes pagarán los mayores costes.

Zapatero lo ve interesante

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó de "bien interesante" la decisión, aunque no adelantó si se implantará también en Europa porque quiere esperar a que haya una posición europea conjunta.

El director gerente del FMI, Dominique Strauss-Khan, dijo que aporta "un impulso al esfuerzo internacional" y es "una muy buena señal que ofrece Estados Unidos al resto del mundo".