Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

España instalará escáneres sólo si lo aprueba la UE

Zapatero recalca que la decisión sobre el polémico sistema de control de viajeros debe ser unánime entre los 27

O. L. F. / AGENCIAS ·14/01/2010 - 23:00h

Así funcionan los escáneres corporales.

La presencia de escáneres corporales en los aeropuertos españoles puede estar un poco más cerca. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y su ministro de Fomento, José Blanco, lanzaron el jueves sendos mensajes desde Viena (Austria) y Washington (EEUU) en los que, lejos de mostrarse reticentes a su implantación, se limitaron a supeditar la decisión sobre su instalación a que haya un acuerdo unánime de los 27 países de la Unión Europea (UE). Según recalcó Zapatero, España no tomará esta medida de "forma unilateral"

Blanco que ocupa el cargo de presidente de turno del Consejo de Transportes de la UE, bajo la presidencia española había afirmado horas antes que "será inevitable la utilización de escáneres en los aeropuertos", aunque había matizado que se debía conciliar la postura de los países y del Parlamento Europeo (que en 2008 rechazó la medida) y buscar una normativa europea que sea común para todos porque, de lo contrario, "la eficacia se ve mermada".

El Ejecutivo insiste en que España no adoptará una decisión "unilateral"

Las palabras de José Blanco se producían poco después de que mantuviera sendas reuniones en la capital estadounidense con su homólogo norteamericano, Ray LaHood, y con la máxima responsable de seguridad del Ejecutivo de EEUU, Janet Napolitano, quienes le recordaron el interés que tiene Washington de que sus aliados europeos se sumen a una medida que ellos ya han instalado en 19 aeropuertos.

Como un cacheo

El ministro español había frenado hace sólo 12 días el abierto apoyo a la implantación de dichos escáneres manifestada por Juan Ignacio Lema, presidente de AENA, el organismo de gestión de los aeropuertos españoles. Sin embargo, ayer insistió en que "tanto para la UE como para el Gobierno de EEUU la prioridad máxima es la seguridad". No obstante, Blanco reconoció que "hay un debate muy importante entre el derecho a la intimidad de la gente y la garantía de seguridad", aunque considera que el actual sistema de cacheo también invade la intimidad de los pasajeros. En cualquier caso, el ministro no quiso manifestar cuál será la posición de España en el próximo Consejo de Transportes de la UE, donde se abordará la cuestión.

Zapatero reconoce que EEUU, Holanda y Gran Bretaña marcan "tendencia"

Más cauto se mostró el presidente del Gobierno, de viaje oficial a Viena como presidente de turno de la UE. En rueda de prensa junto al canciller austriaco, Werner Faymann, Zapatero admitió que la posición favorable a la instalación de los escáneres corporales por parte de algunos países, como Holanda, Gran Bretaña y EEUU, había marcado "tendencia" a favor de generalizar el uso de dicha medida.

No obstante, el presidente insistió en que España no iba adoptar de modo unilateral la decisión. Por ello, apostó por que sea la UE la que adopte una decisión común. "Facilitaría mucho las cosas a todos los gobiernos y a los ciudadanos europeos", aseguró.

Zapatero recordó que existe un diálogo sobre la seguridad aérea entre la UE y Estados Unidos. "Vamos a evaluar si la medida de los escáneres da las garantías y eficacia suficientes, para lo que hay ahora un proceso de evaluación", añadió, antes de insistir que se necesita aún "un periodo de maduración".

El futuro comisario de Transportes de la UE también defiende su uso

En términos muy similares se expresó ayer el futuro comisario de Transportes, el estonio Siim Kallas. "Estoy a favor de una normativa única en la UE sobre los escáneres", afirmó Kallas durante la audiencia a la que se sometió en la Eurocámara para examinar su idoneidad para el cargo. No obstante, dejó entrever su apoyo a la medida al apuntar que "los escáneres corporales pueden aumentar la seguridad". Poco después, intentó matizar su respaldo señalando que "ninguna medida es segura al 100%".

Contrarios a la medida

Muy diferente es la opinión de su futura compañera en el gabinete comunitario, la comisaria de Justicia, la luxemburguesa Viviane Reding, quien pidió el martes cautela en el uso de estos sistemas de control. "Nuestra necesidad de seguridad no puede justificar todas y cada una de las violaciones de la privacidad. Nuestros ciudadanos no son objetos, son seres humanos", dijo Reding.

Una asociación de usuarios anuncia un recurso ante el Constitucional

A su juicio, el uso de los escáneres corporales debe cumplir tres condiciones: "En primer lugar, deben ser voluntarios. En segundo lugar, las imágenes deben ser destruidas inmediatamente. Y en tercer lugar, deben controlarse las consecuencias para la salud", explicó.

Ignacio Rubio, presidente de Asetra, la asociación que agrupa a los usuarios del transporte aéreo, reiteró ayer su oposición a los escáneres corporales y calificó de "desafortunadas" las declaraciones de Blanco respecto a que veía "inevitable" su instalación. "Si el Gobierno insiste en imponer a los ciudadanos esta medida de control, Asetra presentará un recurso de amparo al Tribunal Constitucional para que paralice la decisión", aseguró.