Archivo de Público
Viernes, 15 de Enero de 2010

Neandertales cada vez más humanos

Esta especie humana extinguida hace 30.000 años podía hablar, enterraba a sus muertos con flores y se maquillaba. Los nuevos estudios sacuden su tradicional imagen primitiva

DANIEL MEDIAVILLA ·15/01/2010 - 08:00h

El miércoles, el diario británico The Guardian publicó un editorial en el que pedía disculpas a los hombres de Neandertal. Junto a dos piezas dedicadas a los problemas de Irak e Irán, el periódico imprimió un artículo en el que declaraba injusta la connotación despectiva que durante muchos años ha soportado esta especie, extinguida hace unos 30.000 años. "Algunos líderes sindicales reticentes a aceptar el consejo del Daily Mail o el Daily Express [dos diarios conservadores de Reino Unido] se han encontrado con frecuencia asignados a esta categoría", escribían.

El motivo de este acto de contrición era un artículo publicado la semana pasada en la revista científica PNAS. En él, un equipo internacional de investigadores, basándose en restos encontrados en Murcia, sugería que los neandertales no eran menos inteligentes que los humanos modernos. En su estudio, el grupo dirigido por el arqueólogo de la Universidad de Bristol (Reino Unido) Joao Zilhao recordaba que distintos artilugios de decoración corporal encontrados en África, como conchas pintadas y perforadas, se habían considerado prueba de pensamiento simbólico entre los primeros humanos anatómicamente modernos. Con el mismo criterio, la ausencia de restos similares en los yacimientos neandertales europeos se convirtió en un argumento para afirmar que aquellos individuos no contaban con pensamiento simbólico, eran inferiores intelectualmente y por eso fueron barridos por los sapiens cuando estos llegaron a Europa hace 40.000 años.

Las diferencias serían culturales, más que de capacidad mental

Hasta ahora, los restos de ornamentación encontrados en yacimientos neandertales se han descartado como contaminación de otras épocas o devaluado por considerar que los neanderthalensis imitaban sin comprender objetos diseñados por humanos modernos. Las conchas pintadas y perforadas que se encontraron en Cueva de los Aviones y Cueva Antón, junto a otros moluscos que se habrían utilizado como recipientes para pigmentos empleados como maquillaje, parecen resolver la controversia; se utilizaron hace 50.000 años, 10.000 antes de la llegada de los humanos modernos a Europa.

Los investigadores concluyen que sus hallazgos sustentan la idea de que la aparición del "comportamiento moderno" no está necesariamente relacionada con la "anatomía moderna". Su aparición se debería al progreso tecnológico, el crecimiento demográfico y la aparición de una sociedad más compleja. Zilhao cree que aunque "quizá tengan diferencias anatómicas", los neandertales poseerían las mismas capacidades que los humanos modernos.

Podían hablar

The Guardian ha escrito un editorial para disculparse con los hombres de Neandertal

En los últimos años, varios hallazgos científicos han alejado al hombre de Neandertal de la imagen de bruto prehistórico que se le había asignado.

Antonio Rosas, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), afirma que, tradicionalmente, "se ha visto a esta especie carente de muchas de las facultades asignadas a lo humano", aunque esta opinión "va quedando poco a poco superada". Rosas es director del yacimiento asturiano de El Sidrón.

De allí se obtuvieron los restos de ADN neandertal que sirvieron para determinar que aquellos homininos tendrían la capacidad de hablar. En un artículo publicado en octubre de 2007 en la revista Current Biology, los científicos anunciaban que los cambios adaptativos de un gen clave en el habla humana, el FOXP2, ya estaban presentes en los neandertales. Esta característica apoyaba a otras de tipo anatómico como sus huesos hioides (en la garganta).

Otro de los hallazgos que podría reforzar la imagen moderna de los neandertales sería un instrumento musical elaborado por ellos. De hecho, algunos científicos creen que esto ya ha sucedido. El instrumento más antiguo conocido se encontró en 2008 en el yacimiento alemán de Hohe Fells y tiene 35.000 años. Sin embargo, en 1995, Ivan Turk, de la Academia de Ciencias de Eslovenia, encontró en Divje Babe (Eslovenia) un fémur de oso con dos agujeros de hace 43.100 años. Esta fecha no sólo sería la única prueba de que los neandertales eran capaces de elaborar instrumentos musicales, sino que convertiría a esta especie en los creadores de la primera de estas sofisticadas y espirituales herramientas.

Flores para los muertos 

El obstáculo entre los neandertales y el olimpo musical es que no hay consenso sobre la intencionalidad de los agujeros en el hueso de oso esloveno. Varios estudios publicados poco después de hacerse público el hallazgo concluyeron que las hendiduras en el fémur fueron provocadas por la roedura de carnívoros. El debate continúa y es probable que hagan falta nuevos hallazgos para aceptar la posibilidad de que exista una flauta neandertal.

Los creacionistas creen que los rasgos humanos apoyan sus tesis

Otro de los aspectos que muestran la similitud entre neanderthalensis y sapiens son los ritos funerarios. Los neandertales enterraban a sus muertos y en el yacimiento de Shanidar, en Irak, lo hicieron acompañando a los fallecidos con flores, a la vista de las acumulaciones de polen en la zona de los enterramientos. Estas ofrendas se han llegado a interpretar como un indicio de que los hombres de Neandertal creían en la vida después de la muerte.

Los últimos descubrimientos en torno a los neandertales, además de desagraviar a esta especie, han tenido un peculiar efecto secundario. Los grupos creacionistas de EEUU creen que sustentan sus posturas. Un ejemplo: "Los creacionistas bíblicos creen que nunca hubo subhumanos. Los fósiles de Neandertal son todos postdiluvianos, así que se cree que estos huesos representan un grupo más de personas que se separó del resto tras la dispersión de Babel", afirmaba el meteorólogo Michael Oard en la web answersingenesis.org. No habría así ni evolución ni ramas distintas del linaje humano. La afirmación de Rosas es más razonable: "Los neandertales eran personas", aunque lo fuesen "a su manera, no a la nuestra".