Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

Una sustancia química común afectaría el hígado levemente

Reuters ·14/01/2010 - 18:24h

Por Amy Norton

Un nuevo estudio sugiere que una sustancia química sintética que se encuentra en el ambiente y en la sangre afectaría el hígado, aunque se desconoce con qué gravedad para la salud humana.

Se trata del ácido perfluorooctanoico (PFOA), que se usa para fabricar fluoropolímeros, que se utilizan en muchos procesos industriales porque brindan resistencia al fuego, el agua, las manchas y la grasa, en productos que van desde las alfombras hasta los utensilios de cocina.

Según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, en inglés), los utensilios antiadherentes y otros productos con Teflón o sustancias similares no incluyen PFOA. Pero algunos de esos productos contendrían restos de PFOA como impurezas.

Estudios demuestran que el PFOA persiste en el ambiente y en la sangre humana en bajos niveles; se desconoce cómo ingresa a la sangre, pero el agua contaminada, el polvo y los alimentos están bajo la lupa de los investigadores.

Además, estudios con animales demostraron que esas sustancias causan problemas de desarrollo y hasta daño hepático. Pero estudios sobre humanos no hallaron evidencias de que la exposición al PFOA lesione el hígado.

En el nuevo estudio, un equipo en Taiwán usó datos de un estudio gubernamental en Estados Unidos sobre la relación entre las concentraciones de PFOA en sangre y los niveles de las enzimas hepáticas, cuyo aumento revela inflamación hepática u otros trastornos.

En 2.200 adultos, esas enzimas crecían junto con los niveles de PFOA, en especial en los obesos.

Pero esos aumentos no fueron suficientes como para indicar daño hepático, dijo el doctor Pau-Chung Chen, del Colegio de Salud Pública de la Universidad Nacional de Taiwán, en Taipei.

En cambio, dijo el autor a Reuters Health, "desafían otros estudios que habían sugerido que la exposición al PFOA no tiene efectos hepáticos, aún en los operarios".

Los resultados, publicados en American Journal of Gastroenterology, no prueban que el PFOA en sangre afecte directamente el hígado, aclaró Chen. "Aun así, la relación entre el PFOA y el aumento del nivel de enzimas hepáticas es preocupante", agregó.

Sólo el 0,4 por ciento de los adultos tuvo niveles de PFOA indetectables. Según Chen, hay que asumir que la exposición al ácido es "casi universal" en la población estadounidense.

Se necesitan más estudios para conocer los efectos en la salud de esos bajos niveles de exposición. La EPA afirma que se están investigando los riesgos del PFOA y sus derivados.

"De todos modos, dadas las faltas de certezas científicas, la EPA aún no decidió si el PFOA es riesgoso para la población y no recomienda medidas a los consumidores para reducir la exposición al PFOA", indicó la agencia en su sitio en internet.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, online 15 de diciembre del 2009