Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

Los candidatos buscan votos con frenesí ante el cierre de campaña en Chile

EFE ·14/01/2010 - 13:42h

EFE - El ex presidente y candidato oficialista a la presidencia chilena, Eduardo Frei (c), junto a su esposa, Marta Larraechea (d), participan en una actividad de campaña en Santiago de Chile.

Con la certeza de que el domingo pelearán voto a voto, los candidatos a la presidencia de Chile están empeñados en una frenética cacería de votantes antes de cerrar hoy por la noche sus campañas.

El oficialista Eduardo Frei y el derechista Sebastián Piñera llegarán, según las últimas encuestas, técnicamente empatados a la segunda ronda electoral del 17 de enero, pese a que este último aventajó al primero por 14 puntos en la primera vuelta, realizada el pasado 13 de diciembre.

Frei, en el último día de proselitismo legal, permaneció en Santiago, donde tiene programados mítines, visitas "puerta a puerta" y un acto de cierre de campaña en el municipio obrero de La Granja, en el área sur de la ciudad.

Sebastián Piñera, en tanto, comenzó la jornada como invitado en un canal de televisión, donde le cantó el "cumpleaños feliz" a su esposa, Cecilia Morel, y después viajó a Valparaíso para una masiva "Fiesta por el cambio" como llama a sus actos proselitistas.

Desde el principal puerto del país, el candidato derechista, que el miércoles por la noche bailó "Thriller", al estilo Michael Jackson, en otro programa de televisión, se desplazó a las sureñas ciudades de Talca y Concepción, para los últimos actos masivos de su campaña.

En la primera vuelta, el opositor Piñera, un millonario inversionista, obtuvo un 44,03% de los votos y el oficialista y ex presidente (1994-2000) Frei un 29,60 por ciento, lo que llevó a muchos en la derecha a considerar ganada la carrera.

Pero Frei logró descontar la diferencia hasta 1,8 puntos: un 49,1% contra un 50,9% de Piñera, según una encuesta difundida el miércoles por la consultora MORI, cuya directora, Marta Lagos, precisó que el sondeo no incluyó los últimos acontecimientos electorales, aparentemente favorables al candidato oficialista.

Según los analistas, en un debate televisivo celebrado el pasado lunes se vio mejor a Frei, quien además recibió ayer el respaldo de Marco Enríquez-Ominami, el candidato independiente que en la primera vuelta alcanzó el 20,13% de los votos.

"Caballo alcanzado, caballo ganado", comentaban hoy en el comando del candidato oficialista, mientras en la derecha daban la razón al senador Andrés Allamand, que el pasado domingo advirtió, con cautela, que la elección no estaba ganada, como pensaban muchos de sus correligionarios.

Frei recibió hoy un fuerte espaldarazo de la presidenta Michelle Bachelet, la cual en una entrevista con Radio Cooperativa reafirmó que votará por él, porque es una persona "honesta" que ha separado negocios y política y tiene "inteligencia, experiencia y valentía", para aspirar al cargo, según dijo.

Bachelet, que también llamó a los chilenos a no votar nulo o blanco el domingo, insistió además en que "no da lo mismo quién gobierne, porque los logros, para que se transformen en progreso persistente, deben ser sostenidos en el tiempo".

El gesto de Bachelet, visto por los analistas como un último esfuerzo para tratar de traspasar parte de su altísimo nivel de aprobación (81%) al candidato oficialista, fue agradecido por Frei y criticado por la derecha, que lo calificó de "intervencionismo electoral".

"A mí me parece que es un acto inapropiado, probablemente de intervención electoral", afirmo Rodrigo Hinzpeter, coordinador del comando del candidato opositor.

"A pocos días de una elección, un presidente tiene que cuidar la democracia y no hacer intervención, tiene que cuidar el alma del país y no desunir a los chilenos", añadió.

Eduardo Frei, en tanto, agradeció públicamente a la presidenta "su compromiso, su afecto y su decisión" y subrayó que su compromiso es "ser su heredero en el próximo gobierno".

Para la elección del domingo, según datos del Servicio Electoral, el padrón de inscritos suma 8.285.622 electores, mientras las mesas receptoras de sufragios suman 34.325 en todo el país.