Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

Aumenta la incertidumbre política por la nueva Comisión de la UE

Reuters ·14/01/2010 - 17:15h

Socialistas en el Parlamento europeo aumentaron el jueves su presión sobre Bulgaria para que cambie a su candidato a la Comisión Europea, aumentando el riesgo de un mayor retraso para instalar un nuevo ejecutivo en el bloque.

Parlamentarios derechistas señalaron que desafiarían la idoneidad del candidato izquierdista de Eslovaquia si sus rivales siguen atacando a Rumiana Jeleva, de Bulgaria, ministra de Relaciones Exteriores de centroderecha.

La comisión, que propone y hace cumplir las leyes de la Unión Europea, incluye a un nominado por cada uno de los 27 Estados miembros y ha sido cuidadosamente armada por el presidente de la comisión, José Manuel Barroso, para reflejar un balance entre las facciones parlamentarias.

La totalidad del equipo requiere la aprobación parlamentaria tras audiencias individuales.

Si la alineación es rechazada en una votación que se realizará el 26 de enero o Barroso debe reorganizar su lista, las decisiones políticas podrían verse estancadas durante semanas y los esfuerzos de la UE para fortalecer su imagen global se verían afectados.

El período de la saliente comisión se ha extendido desde noviembre, permitiéndole adoptar acciones urgentes en casos como la ayuda estatal para bancos en la crisis financiera, pero no puede presentar nuevas propuestas políticas.

"He informado al presidente de la comisión, José Manuel Barroso, que aparte de acusaciones de falta de ética financiera en contra de la Sra. Jeleva, mi grupo considera que no es suficientemente buena para el cargo", dijo el líder socialista Martin Schulz.

"Ahora depende de él meditar este tema y llegar a las conclusiones necesarias", dijo a través de un comunicado Schulz, en nombre de los socialistas, el segundo mayor grupo de la asamblea, que también criticó al primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

Jeleva, nominada como comisaria de asistencia humanitaria, debió afrontar el martes una audiencia de tres horas con la comisión de desarrollo de la asamblea, con preguntas sobre sus inversiones y sus intereses en Bulgaria.