Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

El temporal de vientos deja al menos diez heridos en la Comunitat Valenciana

EFE ·14/01/2010 - 15:56h

EFE - Cuatro bomberos trabajan en la zona lateral de la estructura del pabellón de la Fuente de San Luis de Valencia para tratar de impedir más desprendimientos ocasionados por el viento.

El temporal de fuertes vientos que afecta hoy a la Comunitat Valenciana, especialmente a la provincia de Valencia, ha sido el causante de que al menos diez personas hayan resultado heridas de diversa consideración y 23.000 alumnos se hayan quedado sin asistir a clase, sobre todo en la comarca de La Ribera.

Las rachas de viento han alcanzado hasta los 113 kilómetros por hora en la provincia de Valencia, lo que ha llevado a la Agencia Estatal de Meteorología a mantener la alerta naranja, al igual que el Centro de Emergencias de la Generalitat ha mantenido la Preemergencia por vientos fuertes decretada ayer.

Según han informado desde el Centro Meteorológico de Valencia este temporal de viento es el más importante en los últimos veinte años, con unos valores que no se registraban desde febrero de 1989, cuando causaron la muerte a cinco personas, lo que ha provocado numerosos incidentes y heridas en al menos diez personas.

Las heridas más graves, según los datos dados a conocer, las ha sufrido una persona que ha recibido el impacto de un cartel de grandes dimensiones en la calle de Daniel Balaciart, en el barrio de Benimaclet de Valencia, que también ha provocado daños leves a otra persona ha afectado a seis coches aparcados en las inmediaciones.

Dos menores permanecen ingresados en observación en los hospitales Clínico y La Fe de Valencia, donde permanecen estable y en observación, respectivamente, tras caer sobre sus cabezas una farola y un trozo de cornisa de un edificio.

Además, otra persona ha resultado herida al desprenderse una cornisa en la calle de Crevillente, en una oficina de la calle de San Ernesto una trabajadora ha resultado herida leve al caer el techo de escayola de su despacho, y un hombre ha quedado inconsciente al caerle parte del techo de una finca en la plaza de Tetuán.

En Alicante, dos bomberos han resultado heridos leves en Cocentaina cuando descolgaban un cartel publicitario que se había desplomado a causa de la intensidad del viento.

Por su parte, el teléfono de Emergencias 112 ha recibido un total de 8.427 llamadas durante las últimas 24 horas y ha gestionado 306 incidentes, la mayoría de los cuales se ha producido en la provincia de Valencia, donde se han registrado 184, sobre todo caída de farolas, árboles, toldos, persianas o señales de tráfico.

En Alicante se han gestionado 70 incidentes, en su mayoría relacionados con caída de carteles en las localidades de Alcoy, Crevillent, San Isidro y Cocentaina; y en Castellón se han registrado 52, que se han debido mayormente a desprendimientos de fachadas y caída de antenas en Nules, Burriana, Vall d'Uixó y Vila-real.

Entre las principales incidencias detectadas en centros escolares se encuentra caída de árboles, voladura de techumbres, desperfectos en tejados, desprendimientos en cubiertas, rotura de cristales, averías en instalaciones eléctricas, caída de vallas o desperfectos en muros.

En el colegio "Miguel de Cervantes" de Ribarroja del Turia, unos 300 alumnos han tenido que ser desalojados de las aulas porque el fuerte viento ha hecho caer una decena de pinos del centro escolar, algunos de más de 15 metros de altura, y en el "Ciutat de Cremona" de Alaquàs se ha desprendido las marquesinas de los barracones.

Por su parte empresas dedicadas al mantenimiento de antenas han manifestado que se encuentran desbordadas porque han recibido decenas de llamadas reclamando sus servicios, mientras que diversos ayuntamientos han tomado medidas para reducir las incidencias del temporal.

Así, en la ciudad de Valencia, donde el viento ha derribado los dos cipreses más grandes de la Catedral, plantados hace más de 40 años, el Ayuntamiento ha cerrado jardines e instalaciones deportivas al aire libre para evitar accidentes, al igual que el de Gandia, mientras que en Mislata se ha cerrado el parque de La Canaleta ante el peligro de caída de ramas y árboles.