Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

Solé Sabaté sostiene que "aún aparecen nuevos hechos de la Guerra Civil que sorprenden"

EFE ·14/01/2010 - 15:16h

EFE - El historiador Josep Maria Solé Sabaté posa momentos antes de la presentación hoy de su libro "Revolución y esperanza" en el que conversa con once supervivientes de la Guerra Civil en su libro "Revolución y esperanza" para extraer experiencias vividas desde los dos bandos y desde puntos de vista diferentes.

Huyendo de interpretaciones o de juicios preconcebidos, conversa el historiador Josep Maria Solé Sabaté con once supervivientes de la Guerra Civil en su nuevo libro "Revolució i Esperança" y concluye que "todavía hoy aparecen nuevos hechos que sorprenden".

Un psicólogo, un comerciante, un geógrafo, un maestro, una obrera, un pintor o una editora, casi todos ellos nonagenarios y de diferentes ideologías, rememoran sus experiencias, vividas desde los dos bandos, y repasan los hechos de aquellos días, que los marcaron para siempre.

Acompañado por cuatro de los personajes de la obra, Solé Sabaté, uno de los máximos expertos en España de este período, ha señalado hoy en rueda de prensa que ha querido mostrar "una especie de caleidoscopio o mosaico de lo que fue la Guerra Civil en Cataluña, con los últimos testimonios que hay".

En su opinión, el conflicto bélico fue "una tragedia impulsada por un golpe de estado faccioso que fracasó" y ha agregado que Cataluña "lo perdió todo absolutamente, totalmente, incluso las personas que eran del bando franquista".

El historiado ha remarcado que todos "tuvieron que renunciar a su propia personalidad y esto es una derrota, aunque militarmente tu bando sea el ganador".

Ahondando en las trayectorias de cada uno de sus testimonios, cree el historiador que aparecen nuevos descubrimientos y ha puesto como ejemplo que gracias al doctor Josep Maria Massons "se puede conocer cómo funcionaba la sanidad militar sobre el terreno o que un pueblo como Caseres, en la comarca de la Terra Alta (Tarragona), se rebeló contra el ejército".

A lo largo de un año, el historiador ha ido entrevistándose con cada uno de ellos para discernir hechos de su vida cotidiana durante el conflicto o para saber qué fue lo que más les hizo sufrir de aquel período.

Abre el primer capítulo de la obra, editada por Ara Llibres, el psicólogo Miquel Siguan, quien hoy ha coincidido con Solé Sabaté en que Cataluña fue la gran derrotada de la guerra, y ha rememorado la entrada de los 3.000 carabineros que envió Negrín a Barcelona, recorriendo el Paseo de Gracia, a la vez que argumentaba que la batalla más decisiva fue la del Ebro, "donde la carne de cañón era catalana, mientras los jefes militares eran comunistas madrileños".

Otro de los testimonios es el del geógrafo Edmon Gimeno, quien tiene más facilidad para recordar su paso por el campo de concentración de Mauthausen que los días de la guerra en su pueblo de Caseres, quizá porque todavía "hay miedo", según Solé Sabaté.

El médico Josep Maria Massons, que tiene más de cien años, y el maestro leridano Valeri Fenés son otros de los protagonistas.

Éste último recordaba este mediodía cómo huyó de Ponts, su pueblo, hasta París, donde se encontraba su hermano, mientras que Trini Ballonga, una obrera jubilada que ahora cuenta con 85 años, estaba tan emocionada que apenas ha podido dar las gracias "a todas las personas que me han ayudado a lo largo de la vida".

El libro se completa con las vivencias del abogado leridano Víctor Torres, también ex-diputado por ERC, y del empresario Joan Riera, de ideología carlista, y que durante la presentación del libro ha lamentado que "por desgracia" fuera Franco quien quedara al frente "del movimiento, porque ya tenía una mala historia cuando estaba en África".

El pintor Lluís Molins de Mur, el escritor Luis Romero, fallecido mientras se elaboraba el libro, y el comerciante manresano Josep Torra también ofrecen su versión del período.

El libro se cierra con la editora Núria Folch, esposa de Joan Sales, quien llega a afirmar que "la guerra la perdimos por culpa de la división que había en las izquierdas".

Solé Sabaté ha dicho que no tiene intención de hacer un segundo volumen con nuevos testimonios, aunque ha alentado a otros historiadores a que lo hagan porque "lo que ofrecen estas personas no se encuentra en ningún documento".