Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

De la Vega: "La actuación de Vic está condenada al fracaso"

La vicepresidenta considera que una comunidad se construye desde "el respeto a los derechos y no desde la "exclusión".

EFE ·14/01/2010 - 15:47h

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, cree que la actuación del Ayuntamiento de Vic (Barcelona) de dificultar el empadronamiento de inmigrantes irregulares está condenada al "fracaso", ya que una comunidad se construye desde "el respeto a los derechos y no desde la "exclusión".

Fernández de la Vega ha aprovechado su discurso en el acto celebrado hoy en el Palau de la Generalitat, para presentar los eventos que acogerá Cataluña este semestre durante la presidencia española de la UE, para referirse también a la polémica levantada por la propuesta del Ayuntamiento de Vic de restringir a los inmigrantes sin papeles la posibilidad de empadronarse.

Junto al presidente catalán, José Montilla, cuyo partido (PSC) forma parte del equipo de gobierno en Vic, De la Vega ha afirmado: "El progreso de Europa, de España, de Cataluña, es el mejor ejemplo de que cualquier comunidad se construye sumando y no restando".

"Cualquier proyecto cívico se construye desde la integración y el respeto a los derechos, nunca desde la división, nunca desde la discriminación, nunca desde la exclusión", ha agregado.

De la Vega cree que "algún intento aislado", en alusión a Vic, de "orillar la legalidad, ignorando esos derechos y esa voluntad de integración de todos que la ley consagra y dando marcha atrás en conquistas que son conquistas de ciudadanía, debe estar necesarimente condenado al fracaso".

"Cualquier proyecto cívico se construye desde la integración y el respeto a los derechos"

La vicepresidenta ha expresado su seguridad en que su opinión y no la actuación del Ayuntamiento de Vic, liderado por un alcalde de CiU, con apoyo del PSC y de ERC, refleja el "sentir de la gran mayoría de los catalanes, de los españoles y de los europeos".

"Porque la integración y no la exclusión, el respeto y no el rechazo, son principios consustanciales con la propia razón de ser y existir de la UE y por supuesto son principios esenciales y razón de ser para el Gobierno de la nación y la inmensa mayoría de los ciudadanos europeos", ha concluido.