Archivo de Público
Jueves, 14 de Enero de 2010

Rafa Benítez se enfrenta a otra crisis en el Liverpool

Reuters ·14/01/2010 - 14:27h

La semana, que empezó mal para el Liverpool con la dimisión de un directivo por insultar a un aficionado, no hizo más que empeorar el jueves cuando un modesto equipo del Championship, la segunda división inglesa, eliminó al equipo de la Copa FA.

El Reading remontó el partido, un encuentro de tercera ronda que se jugaba en Anfield, y se impuso 2-1 al Liverpool en el tiempo extra, asestando un nuevo golpe a la floja temporada del club y poniendo más presión sobre el entrenador, Rafa Benítez.

Los indignados aficionados, que por lo general son leales con fiereza, abuchearon a la plantilla a su salida del campo e inundaron los programas de radio que aceptaban llamadas pidiendo la dimisión de Benítez, mientras los medios británicos especulaban sobre si el técnico español podrá sobrevivir a este golpe.

En la práctica, el Liverpool está fuera de la lucha por el título de la Premier League 12 puntos por detrás del líder, el Chelsea. También han sido eliminados de la Liga de Campeones, la Copa de la Liga y ahora la Copa FA, con sólo la Liga Europa como posible vía de redención.

Que Benítez conserve su trabajo el tiempo suficiente para recuperar ese trofeo está por ver, ya que el equipo no consigue recuperar el éxito de antaño o incluso la forma del año pasado, cuando quedaron segundos en la liga inglesa tras el Manchester United.

Los periódicos del jueves ofrecían una lectura incómoda para el técnico, con The Guardian diciendo "La humillación en Anfield acumula la presión sobre Benítez".

The Times titulaba "Benítez se enfrenta a la lucha por la supervivencia", mientras que el Daily Mirror, declaró: "Torres fuera, Gerrard fuera, Liverpool fuera ... ¿Rafa fuera?", refiriéndose a las lesiones que sufrió el equipo en su partido ante el Reading.

NUEVO GOLPE

La semana había empezado mal, cuando el director Tom Hicks Jr se vio obligado a dimitir de su puesto en la junta por haber enviado un correo electrónico insultante a un aficionado.

Al día siguiente, los seguidores se enfadaron cuando el director comercial del club dijo que es probable que el nuevo estadio, cuando se construya, pierda el nombre de Anfield y esté abierto a cualquier posible patrocinador que pague el derecho a ponerle su nombre.

provocada cuando el balón rebotó sobre una pelota de playa que un aficionado del Liverpool había tirado al campo -, pero el partido del miércoles hundió aún más al equipo.

Las lesiones de Steven Gerrard, Fernando Torres y Yossi Benayoun ante el Reading tampoco ayudarán a Benítez antes de los dos difíciles partidos de liga que se avecinan.

El sábado visitan al difícil Stoke City, mientras que el próximo sábado se enfrentan en Anfield al Tottengam, que está muy en forma, y Benítez necesita ganar ambos partidos para defender su cargo.

Podrá reforzar su hostigada plantilla con su nuevo fichaje, Maxi Rodríguez, que se unió el miércoles al club para luego presenciar atónito la derrota ante el Reading tras un pobre partido.

Benítez admitió después que el equipo necesita mejorar. Pero con problemas en la cúpula directiva, una falta de efectivo disponible para nuevos jugadores y con una plantilla que rara vez juega bien, se acumula sobre él la presión para que le dé la vuelta a la temporada, y rápido.