Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

Los libreros franceses piden una tienda electrónica nacional

Reuters ·13/01/2010 - 18:33h

Cinco de las cadenas de librerías más grandes de Francia pidieron el miércoles que las editoriales y el Gobierno apoyen la creación de una nueva estructura para vender libros electrónicos que haga frente a Amazon, Google y Apple.

Directivos de las cinco empresas, incluyendo a la filial de PPR Fnac y Virgin Megastore, afirmaron que Francia debería tener una plataforma nacional de libros electrónicos gestionada por las editoriales y las librerías, con un punto de venta único.

Pero la idea, lanzada el miércoles en una rueda de prensa conjunta, fue recibida con escepticismo por la mayor editorial francesa, Hachette Livre, propiedad de Lagardère.

También instaron al Gobierno francés a extender sus medidas de protección para los libros físicos a los electrónicos, incluyendo el mecanismo de precio único para controlar la competencia.

"Si no logramos hacer esto, ¿qué va a pasar? Nos encontraremos delante de una plataforma o núcleo ya hecho por una empresa privada (...), ya sea Amazon, Google o Apple", advirtió Guillaime Decitre, responsable de la cadena Decitre.

Decitre asegura que el filtrado de portales de Internet en China y la retirada de la obra de George Orwell "1984" de su catálogo son ejemplos de por qué esa situación sería poco deseable.

La propuesta llega un día después de la publicación de un informe gubernamental proponiendo un intercambio de libros digitales con Google para resolver una disputa sobre la publicación en Internet del patrimonio literario de la humanidad.

No fue posible contactar con un portavoz del Gobierno para realizar comentarios.

PETICIÓN A LOS EDITORES

Aunque Decitre y los consejero delegados de sus rivales dicen que ellos y sus seguidores suponen el 70 por ciento del mercado francés de libros, aseguran que necesitan el respaldo de los editores para tener contenidos.

La editoriales francesas como Hachette ya tienen sus propias plataformas individuales para vender libros electrónicos, pero Decitre afirmó que una plataforma colectiva sería "entre tres y cinco veces" más barata.

El director de ventas de Hachette Livre, Francis Lang, dijo que no se oponía a un punto de venta común, pero que ahora mismo los intereses de las editoriales no son los mismos que los de los libreros físicos.

"Crear una estructura donde todo el mundo está en la mesa pero sus intereses son opuestos es la mejor forma de que esto no vaya a ninguna parte", comentó.

A su vez, Daniel Zwirn, consejero delegado de Numilog, la plataforma de libros electrónicos de Hachette, criticó una estructura similar creada en Alemania, conocida como Libreka y en la que dijeron haberse inspirado los cinco libreros franceses.

"Parece una buena idea, pero en realidad no lo es", dijo a los directivos libreros durante la conferencia. "El grueso de la oferta se va a otro sitio".

Representantes de Amazon y Google declinaron hacer comentarios.

"Seguramente, si esto tiene éxito sería algo únicamente francés", comentó James McQuivey, analista de Forrester Research. "Obviamente sería la combinación de intereses de preservación cultural que parece ser única en Francia".