Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

Italia declara el estado de emergencia en sus cárceles

El ministro italiano de Justicia considera que el exceso de ocupación en los centros penitenciarios "ya no es tolerable"

EFE ·13/01/2010 - 18:41h

El Gobierno de Italia declaró hoy el estado de emergencia en las cárceles del país ante la exceso de ocupación en los centros penitenciarios, en los que hacen falta unos 20.000 puestos más para poder dar cabida en condiciones normales a los más de 60.000 presos.

"El estado no puede atentar contra la salud de los detenidos"

Así lo hizo saber hoy el titular italiano de Justicia, Angelino Alfano, y el presidente del Ejecutivo, Silvio Berlusconi, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en el que se aprobó el estado de emergencia, que se mantendrá hasta el 31 de diciembre de 2010, y un nuevo plan para las prisiones del país.

Esa iniciativa prevé obras de ampliación en los centros peniteniarios de Italia con las que se construirán nuevos pabellones para elevar la capacidad de las cárceles a 80.000 plazas, así como la disposición del arresto domiciliario para quienes les quede por cumplir sólo un año de condena por un delito no grave. El plan de cárceles para Italia, promovido por Alfano, contempla además la contratación de 2.000 agentes penitenciarios.

"Un Estado civil quita la libertad a quien comete un delito y es declarado culpable por un tribunal, pero no puede quitar la dignidad y atentar contra la salud de los detenidos que se encuentran en las cárceles", dijo Berlusconi durante la rueda de prensa.

"La actual situación de las cárceles italianas ya no es tolerable"

Según el primer ministro, la actual situación de las cárceles italianas "ya no es tolerable" y, "si en el pasado se han hecho amnistías y se han dado indultos, nosotros queremos crear una situación que dure en el tiempo".

En la misma comparecencia ante los medios, tras su primer Consejo de Ministros después de la agresión en Milán (norte del país), Berlusconi informó de que su Gobierno no prevé una reducción de los impuestos por la crisis económica.

"La actual situación de crisis no permite ninguna posibilidad de reducción de los impuestos", dijo el mandatario.