Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

Repsol estudia un consejo extraordinario sobre su presidencia

Reuters ·13/01/2010 - 14:55h

La petrolera española Repsol dijo el miércoles que ha convocado una reunión extraordinaria de su consejo de administración para tratar si ratifica o no en la presidencia ejecutiva a Antonio Brufau.

La cúpula directiva de la petrolera se reunirá el próximo 15 de enero con el objetivo casi exclusivo de ratificar tanto la figura del presidente ejecutivo como la gestión de la sociedad y el grado de cumplimiento del actual plan estratégico.

La cita se convoca en un momento de máxima tensión entre el equipo directivo y algunos de los principales accionistas, particularmente la constructora Sacyr, cuyo presidente se ha mostrado manifiestamente en contra de la gestión del actual presidente de la petroquímica.

Con un 20 por ciento del capital Sacyr es el primer accionista de Repsol seguido de La Caixa, que controla un 14 por ciento.

Las primeras tensiones públicas entre la cúpula de Repsol y Sacyr surgieron el pasado noviembre con ocasión del estudio del dividendo con cargo a 2009, un año de importantes mermas en los resultados de la petrolera.

Pese a todo, el consejo de la petrolera aprobó finalmente un recorte del 19 por ciento en el dividendo y la batalla sobre la gestión pareció pospuesta. Sin embargo, diversos medios de comunicación han vuelto a especular sobre la inminente salida de Brufau a instancias de Sacyr, lo que ha llevado a la petrolera a pedir una postura pública al asunto.

"Al final, se trata de que los accionistas se retraten, ya no valen las interpretaciones en prensa o las medias palabras", dijo un analista.

El máximo ejecutivo de la constructora, Luis del Rivero, es partidario de modificar un plan estratégico en Repsol con visión a largo plazo que requiere grandes inversiones, a cambio de una política más dinámica con generación de caja en el corto plazo.

Sin embargo, cualquier asalto a la gestión o la presidencia deberá contar con el apoyo de La Caixa que, hasta el momento, no se ha manifestado formalmente sobre el asunto.

Con una capitalización bursátil de 2.625 millones de euros, Sacyr invirtió 6.525 millones de euros en la petrolera. Sin contar garantías de créditos, coste de deuda ni dividendos, acumula unas minusvalías de alrededor de 1.940 millones de euros.

La deuda financiera neta de Sacyr, a 30 de septiembre, ascendía a 11.798 millones de euros, de los cuales 5.055 millones corresponden al saldo vivo del crédito que solicitó para adquirir la participación del 20 por ciento en Repsol.