Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

Doce millones de cocainómanos arriesgan su vida en Europa

Reuters ·13/01/2010 - 11:15h

Más de un 3 por ciento de las muertes repentinas en Europa están relacionadas con el uso de cocaína y muchas de ellas suceden por un "cóctel mortal" de esta droga, el alcohol y los cigarrillos, dijeron el miércoles un grupo de expertos.

Los resultados de un estudio sobre muertes repentinas muestran que no existe un uso seguro de la cocaína, dijeron los investigadores, que sugieren que 12 millones de europeos que consumen esta sustancia están poniendo sus vidas en peligro.

"La noción de que el uso recreativo de la cocaína es 'seguro' debería descartarse, dado que incluso las pequeñas cantidades pueden tener consecuencias catastróficas, incluida la muerte súbita", dijo Joaquín Lucena, director de patología forense en el Instituto de Medicina Legal de Sevilla.

Lucena y su equipo estudiaron casos de muertes repentinas en el suroeste de España entre 2003 y 2006 y hallaron que el 3,1 por ciento de las mismas estaban relacionadas con el consumo de cocaína, que había dañado el corazón y las arterias.

Los investigadores también encontraron que todas las muertes repentinas por cocaína se dieron en hombres de entre 21 y 45 años, y que el 81 por ciento de ellos también fumaba, mientras que el 76 por ciento había consumido mucho alcohol.

El etanol, el ingrediente intoxicante del alcohol, refuerza la euforia de la cocaína y suaviza el bajón posterior. Pero tanto fumar como consumir alcohol están relacionados con las dolencias cardíacas.

"La combinación de cocaína con alguno o ambos hábitos puede considerarse un cóctel letal que promueve el desarrollo de enfermedad cardíaca prematura", escribió Lucena en el estudio, difundido en la publicación European Heart Journal.

Lucena dijo también que creía que sus hallazgos podían extrapolarse a buena parte del resto de Europa, lo que sugiere que el uso de cocaína es una amenaza significativa para la salud pública.

"El abuso de cocaína es un problema creciente para la salud pública en Europa y sólo podemos supervisar su influencia realizando estas autopsias detalladas siempre que ocurre una muerte repentina", escribió.

Los expertos del instituto sevillano estiman que unos 12 millones de europeos consumen cocaína, aproximadamente un 3,7 por ciento de la población adulta entre 15 y 64 años.

Más del 5 por ciento de los adultos en Reino Unido, España e Italia dicen que han consumido cocaína al menos una vez en su vida y el uso es más elevado entre quienes tienen entre 15 y 34 años.

"Dado que el número estimado de jóvenes adultos europeos consumidores de cocaína es similar en España, Reino Unido e Italia, no hay razón para considerar que las muertes repentinas relacionadas con la cocaína en Reino Unido e Italia sean diferentes de lo que hemos hallado en nuestra investigación en el suroeste de España", dijo Lucena.

Fotini Rozakeas, de la Fundación Británica del Corazón, dijo que el estudio mostraba la necesidad de "descartar el mito de que la cocaína es una 'droga segura para la fiesta'".

"Las consecuencias potencialmente mortales del consumo de cocaína pueden ocurrir a cualquiera que la tome, incluso en personas jóvenes y sanas sin un historial de enfermedad cardiaca", añadió.

"La realidad es que hay riesgos cada vez que se toma", dijo.

Los científicos están trabajando en vacunas y medicamentos para intentar a ayudar a los cocainómanos y a otros adictos a las drogas a dejar el hábito, pero estos trabajos están en las primeras fases.