Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

Las disputas empañan la reunión del Papa y el patriarca ortodoxo

Reuters ·13/01/2010 - 10:39h

El Patriarca Kirill, líder de la Iglesia ortodoxa rusa, estaría dispuesto a reunirse con el Papa Benedicto XVI una vez que sean resueltas las disputas con los católicos en Ucrania, dijo el martes una fuente ortodoxa.

La reunión con el Papa podría comenzar a arreglar la controversia de casi 1.000 años entre las ramas occidental y oriental de la cristiandad, escindidas en 1054 en medio de peleas doctrinarias y sobre la autoridad del pontífice que continúan sin resolverse.

"La pregunta no es cuándo tendrá lugar la reunión, sino qué se discutirá", dijo el arzobispo ortodoxo ruso Hilarion, jefe del departamento de relaciones externas.

Hilarion dijo que el patriarca, jefe de la iglesia ortodoxa rusa, quería que antes del encuentro fuera resuelta una discrepancia sobre propiedades de la iglesia en Ucrania.

"La situación en el occidente de Ucrania es la principal razón que está bloqueando la reunión", dijo a periodistas.

Ucrania, igual que Rusia y otras ex repúblicas soviéticas, es de población mayoritariamente ortodoxa, religión profesada por 165 millones de personas.

Tras la desintegración de la Unión Soviética a comienzos de la década de 1990, los católicos de rito oriental leales a Roma recuperaron algunas iglesias que habían sido confiscadas por las autoridades comunistas después de la Segunda Guerra Mundial y entregadas a los ortodoxos.

La iglesia ortodoxa no demanda que las iglesias sean devueltas, pero quiere que el Vaticano tome "medidas concretas" para mejorar a situación, dijo Hilarion, como, por ejemplo, ayudar a los creyentes ortodoxos que sólo tienen cerca templos católicos.

"Tan pronto como haya una dinámica positiva (de parte del Vaticano) en relación a resolver este asunto, entonces podemos volver al tema de un encuentro del Papa y el Patriarca", dijo.

Las relaciones entre el Vaticano y la Iglesia ortodoxa rusa fueron tema de diálogo el mes pasado en una visita del presidente ruso Dmitry Medvedev al Papa.

El Papa alemán Benedicto XVI, un teólogo conservador, es visto por los jerarcas ortodoxos como un socio más amigable que su antecesor, el polaco Juan Pablo II.