Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

Miles de personas se dan por muertas por el terremoto en Haití

Reuters ·13/01/2010 - 10:32h

El potente terremoto que ha sacudido Haití ha dejado probablemente miles de muertos, derrumbando tanto el palacio presidencial como viviendas humildes y dejando a la empobrecida nación caribeña pidiendo ayuda urgente a la comunidad internacional.

Un edificio de cinco pisos que alojaba a la delegación de Naciones Unidas también se derrumbó el martes por el seísmo de 7 grados de magnitud, el más potente en más de 200 años en Haití, de acuerdo al Servicio Geológico de Estados Unidos.

Las imágenes de televisión de Reuters de la capital haitiana, Puerto Príncipe, mostraban escenas de caos en las calles por las que las personas deambulaban gritando y llorando entre pilas de escombros.

El epicentro se localizó apenas a 16 kilómetros de Puerto Príncipe, que tiene una población de alrededor de un millón de personas, y replicas de hasta 5,9 de magnitud sacudieron la ciudad durante la noche y en la madrugada del miércoles.

El poderoso movimiento telúrico se sintió en la isla de Cuba, donde las autoridades evacuaron a quienes viven cerca de la costa por temor a un tsunami. En República Dominicana, país fronterizo con Haití, la población entró en pánico pero no se registraron víctimas.

Los problemas de comunicación hacían que los datos de daños y víctimas se conocieran lentamente. Siendo el país más pobre del hemisferio occidental, Haití carece de los medios adecuados para afrontar el desastre provocado por semejante seísmo.

"Apeló al mundo, especialmente a Estados Unidos, para que hagan por nosotros lo que hicieron en 2008 cuando cuatro huracanes golpearon a Haití", dijo Raymond Alcide Joseph, embajador de Haití en Washington, en una entrevista con CNN.

"En esa ocasión, Estados Unidos despachó (...) un buque-hospital a la costa de Haití. Espero que eso pueda hacerse otra vez (...) y nos ayude en esta nefasta situación en la que nos encontramos. Estoy pidiendo a los haitianos que se encuentran en el extranjero que trabajemos juntos y aunemos esfuerzos de un modo coordinado para ayudar a quienes están allá", agregó.

Sara Fajardo, portavoz de Catholic Relief Services, dijo al periódico Los Angeles Times que un representante de la organización en Haití dijo que la cifra de muertos podría ser de miles.

EEUU ORGANIZA RESPUESTA

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que sus "pensamientos y oraciones" están con el pueblo haitiano y se comprometió a proporcionar ayuda inmediata.

El Banco de Desarrollo Interamericano dijo que otorgaría 200.000 dólares en ayuda de emergencia. El Banco Mundial, que informó de que sus oficinas en Haití fueron destruidas pero la mayoría de sus empleados estaban ilesos, planea enviar un equipo a Haití para que ayude a evaluar los daños y planificar la recuperación.

La Guardia Costera de Estados Unidos en Miami dijo que ha movilizado buques y aeronaves hacia las inmediaciones de Haití para brindar asistencia humanitaria donde sea necesario.

Desde el despacho del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, dijeron en un comunicado el miércoles que Francia estaba enviando servicios de rescate para ayudar a las operaciones en Haití y buscar ciudadanos franceses.

El terremoto ocurrió a las 17:00 hora local (22:00 GMT), y algunos testigos contaron haber visto a la gente gritando "Jesús, Jesús" y corriendo en todas direcciones mientras oficinas, hoteles y tiendas se derrumbaban a su alrededor.

Los expertos dijeron que el epicentro se localizó cerca de la superficie, a una profundidad de sólo 10 kilómetros, lo que posiblemente haya magnificado la destrucción.

El palacio presidencial yacía en ruinas. CNN informó en en su sitio web de que el embajador Joseph dijo que el presidente Rene Preval estaba ileso pero no dio más detalles.

Naciones Unidas indicó que buena parte de su personal estaba desaparecido después de que colapsara el edificio de cinco plantas donde tenía su sede central la misión del organismo.

"Toda la ciudad está a oscuras. Hay miles de personas sentadas en las calles sin lugar a donde ir", dijo Rachmani Domersant, gerente de operaciones de la organización caritativa Food for the Poor.