Archivo de Público
Miércoles, 13 de Enero de 2010

El presidente del Parlamento acusa a la CIA y al Mosad del asesinato del científico

EFE ·13/01/2010 - 10:04h

EFE - Fotografía sin fecha facilitada por la agencia de noticias Fars ayer, 12 de enero, del profesor universitario iraní Masud Ali Mohammadi, que murió víctima de un atentado en el norte de Teherán (Irán). Mohammadi, de 50 años y experto en energía nuclear, perdió la vida al estallar frente a su domicilio un artefacto alojado en una motocicleta bomba.

El presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyani, acusó hoy a los servicios secretos de Estados Unidos (CIA) e Israel (Mosad) del asesinato del científico Masud Ali Mohammadi, que falleció ayer en un atentado con motocicleta bomba en Teherán.

"En días pasados recibimos información clara de que los servicios de Inteligencia sionistas y la CIA intentaban atentar en Teherán, quizás convencidos de que tenían alguna posibilidad debido a algunos conflictos internos en el país, para asustar a los intelectuales y dañar el programa nuclear", afirmó ante el Parlamento.

Lariyani apuntó a "un grupo monárquico sin credibilidad", en aparente alusión al movimiento opositor con sede en Londres "Asociación Monárquica", como responsable directo del ataque.

Ese grupo ha negado su implicación en el ataque en un comunicado del que se hicieron eco las web iraníes gestionadas por la oposición.

"Que EEUU y el régimen sionista se hayan apoyado en este tipo de grupos no creíbles para realizar sus ambiciones es un nuevo escándalo para (el presidente norteamericano, Barack) Obama", agregó el político, citado por la agencia estudiantil de noticias Isna.

Lariyani, antiguo negociador nuclear iraní, advirtió a Washington de que no podrá rellenar sus "agujeros políticos" con acciones de este calibre e insistió en que fortalecerán el desarrollo atómico iraní.

"Este tipo de actos terroristas están destinados al fracaso, ya que la nación iraní protegerá sus éxitos nucleares con mayor determinación", concluyó.

El asesinato de Mohammadi, ocurrido en medio de la crisis política y social que desde hace siete meses divide Irán, está envuelto en contradicciones.

El régimen iraní asegura que era un científico "comprometido" con la Revolución, mientras que la oposición insiste en que había dado su apoyo al movimiento pro reformista verde, que lidera el ex primer ministro Mir Husein Musaví y que acusa al gobierno de haber amañado las elecciones presidenciales del pasado junio.

Irán acusó a Estados Unidos e Israel de estar involucrado en el atentado, escasas horas después de que la moto-bomba estallara frente al domicilio de la víctima cuando ésta se disponía a ir al trabajo.

La acusación ha sido calificada de "absurda" por el Departamento de Estado.

También existen contradicciones sobre el papel actual que podía desempeñar Mohammadi en el sospechoso programa nuclear de Irán, aunque el portavoz de Organización de la Energía Atómica iraní, Ali Shirzadian, señaló que el científico no estaba vinculado a sus actividades.